domingo, 4 de marzo de 2018

Problemas

Despertó sobresaltado, pensó que todo había sido un sueño. Pero no. Ahora tenía un problema.

El cadáver seguía en la bañera cómo recordatorio de lo sucedido y ahora tenía que tomar una decisión antes de que Hector y Patricia regresaran del colegio. Todavía no tenía muy claro que hacer, pero sí por dónde empezar. Se puso unos guantes y a continuación quitó el tapón de la bañera dejando que el agua evacuase intentando evitar de paso tener que secar el cuerpo con sus propias manos antes de envolverlo en el plástico que había conseguido encontrar en la caseta del patio. En ese momento agradecía que su mujer lo guardara todo, a pesar de que siempre se había quejado de esa manía suya.  Extendió el plástico por todo el suelo del baño y se quedó de pie pensando en su próximo movimiento, mientras su cabeza sólo podía imaginar cómo les pediría perdón a sus hijos llegado el momento.

Cuando regreso a la realidad el cadáver todavía seguía húmedo, pero lo suficiente seco para no gotear por el camino que le separaba del baño al garaje. Lo sacó de la bañera y sobre el plástico empezó a darle vueltas intentando desfigurar aquella mirada acusadora sin vida que él creía que le observaba. Si hubiera habido más metros seguiría intentando cubrir su culpa, para su desgracia no era tan grande como para llegar a hacerle sentirse mejor.

Lo llevó hasta el maletero, pero en el momento en el que iba a introducirlo decidió que era preferible limpiarlo antes de meterlo dentro. Extrajo todos los juguetes, bolsas que habían sido acumuladas durante semanas sin ganas de sacarlas y subirlas a casa e incluso limpió la lona que cubría la tapicería original y que servía de frontera entre aquel momento en que fue todavía un coche nuevo y en el que comenzó a ser un trastero móvil para toda la familia.


No pudo evitar acordarse de todas las veces que le había dicho su esposa el hacer aquello mismo cuando se decidió a introducir el cuerpo en el maletero del coche.

El disponer de un garaje privado le había facilitado aquella parte del plan, pero ahora debía de intentar pasar más desapercibido. Condujo hasta un pinar que conocía al dedillo de sus paseos en bicicleta durante los fines de semana y cuando se aseguró de que no pasaba nadie por allí decidió  cavar el agujero donde terminaría enterrándolo. Debía de actuar con prisa y nada más acabar lo depositó  en su interior procediendo a taparlo e intentando que no se notara nada de lo acontecido hasta ese momento. De forma inmediata se alejó del lugar creyendo dejar atrás aquella pesadilla. 


De regreso creyó conveniente pasar por el lavadero de coches y una vez limpio, por dentro y por fuera, se fue de compras antes de volver a casa. 


Al entrar al garaje vio el otro coche aparcado en la acera y se temió lo peor. Que ya hubieran llegado. 



—¡Ah, eras tú! ¿Y los niños?
—¿Y quien iba a ser si no? Terminé antes, ahora iré a por ellos. ¿Ha pasado algo? Estás muy raro. Déjame que te ayude con las bolsas.
—No, no, tranquila. Es que... Pancho ha muerto. —dice como si nada mientras le pasa una bolsa.
—Cómo que ha muerto.
—¡Ni idea! —dice mientras levanta las manos en un gesto de yo no he sido con las otras dos bolsas todavía en las manos— bastante he tenido con ir a enterrarlo. Me preocupa Hector, sabes lo sensible que es.
—Sí, él puede que lo pase mal...
—No creas que le di vueltas mientras... —dice asintiendo con la cabeza.
—¿Y por qué no vamos a la tienda?
—¿Y vamos a encontrar una igual?
—Cariño, es una tortuga. Por muy diferente que sea, no creo que tu hijo se conozca el caparazón de memoria. Eso o le decimos que se fue de vacaciones.
—Vale, vale. Si se da cuenta, se lo cuenta mami. —dice mientras la señala.
—Anda tira, ¿en serio que le has enterrado? 
—Y tan en serio.

J.L.Galán


Frase inicial del cuento/relato de @BlasRuizGrau . Iniciativa "El CuentaCuentos"


domingo, 25 de febrero de 2018

Fruta de temporada

A Candela no le gustaba la fruta, para cada una encontraba un motivo distinto para no comerla, pero no había manera de que tomara una sola pieza.
Toda su familia, pese a ello seguía intentándolo día tras día: Con yogur, con azúcar, con nata…
Marta, cómo buena madre esta sabía que era necesario que los niños comieran fruta de manera que lo intentaba; día tras día,  con una distinta y siempre fruta de temporada (Esa fruta que en aquellos fríos días de invierno brotaban de forma natural en los campos de todo el mundo y que tan cómodamente compraban ellas cuando iban de compras todas las semanas).

Aquel lunes tocaba plátano. La niña según lo veía a la hora de la merienda ya comenzaba a poner caras. Su madre se lo cortaba en trocitos y los dos primeros si era capaz de dárselos, pero luego comenzaban las protestas: “ezta blando”, “es muy dulce”, “no gusta”… algún cacho siempre acababa en el suelo, la mayoría en el estómago de su madre. Candela se sonreía cada vez que veía vaciarse el plato con fruta.

El martes, Marta, la madre de Candela lo intentó con la naranja. Esponjosa, cortada en gajos. El color sí le gustaba a la niña, pero de esta ni un trozo se comía. Siempre escupía la piel y eso cuando con suerte la había espachurrado en su boca y parte del zumo lograba tragarlo. La mayoría de veces su camiseta disfrutaba de la merienda.

El miércoles, era su padre quien trataba de que la pequeña descubriera el sabor de la fresa. Ni con nata conseguía convencerla y eso que le encantaba “jugar” con su padre a prepararla. Lavarla, cortar el trocito verde y bañarla en nata. Las manos de la pequeña eran un peligro en esos momentos ya que manchaban cualquier cosa que tocara y ella se divertía con ello. Sobre todo viendo las caras de sus padres. Las fresas, en cualquier caso, quedaban sin tocar; mejor dicho: Quedaban sin comer.

Así pasaban los días: kiwi (Ella los llamaba: kiui), la pera (Siempre es singular para la pequeña), las manzanas o el melocotón fueron los siguientes intentos de parte de toda la familia y se volvía a empezar una detrás de otra sin éxito alguno. Hasta que…

Un día de fiesta en el cole estaban jugando en el cole con chocolate y de pronto se le ocurrió a  la profesora la idea de jugar a bañar a las frutas. Comenzaron a pelar unas piezas que sacaron del comedor en la hora de la comida y a partirla en pequeños trozos con los cuchillos de plástico.

Los trocitos de manzana se juntaban con los de plátano y naranja y por un pequeño tobogán improvisado con un vaso de plástico sin fondo o  pinchados en pequeños palitos de madera las frutas se bañaban en chocolate trocito a trocito. La mayoría de la clase ya había disfrutado de la merienda cuando le llegó el turno a Candela.

Inspirada por sus amigos tomó el pequeño trozo de plátano y lo pinchó con uno de los palitos y comenzó a juguetear en la fuente de chocolate. Al sacarlo veía como goteaba y le caía parte en las manos, caliente al principio, pero muy sabroso al chuparse los dedos. Animada por el sabor se metió el trozo en la boca y de repente empezó a disfrutar en su boca con  la mezcla de sabores que descubría por primera vez en su pequeña cabeza. Rápidamente cogió un trozo de naranja y otro de manzana y probó a bañarlos en chocolate. La naranja cayó por el tobogán y manchó a la niña en la camiseta. Riendo la recogió con el palillo como pudo, pinchándola y al meterla en la boca, sin haber terminado el trozo de manzana todavía,  mordió el chocolate ya duro y de repente el gajo de la naranja reventó mezclando el sabor de fruta con el chocolate en su pequeña boca.

En ese momento los padres entraban para recogerles en ese día especial y Marta se encontró a su hija saboreando la fruta, manchada de chocolate y restos de fruta de arriba a abajo, sin poder creer lo que veía.


La niña al ver a su madre sonrió y se le llenó la boca aún más, entre mordida y mordida, mientras decía: “Eto eta mu rico mami”.

J. L. Galán 


domingo, 18 de febrero de 2018

Redención

Aquello no era una distopía, pero se parecía demasiado y él mismo había participado hasta este día de todo lo acontecido hasta ese día.

En ese momento se dispuso a leer en voz alta lo que llevaba escrito:

He visto cómo se dominaba a la mayor parte del planeta poco a poco a base de, sobre todo, mentiras y alguna verdad contada  de  manera singular. Sabía que la democracia era ya una de esas palabras cuyo significado había quedado amputado ante la realidad que habían querido dar forma día a día desde los poderes económicos. Estos actuaban sin prisa, pero sin pausa y durante décadas habían llevado a la sociedad al lugar que deseaban. 

He visto cómo durante décadas se iba construyendo la sociedad en la que nos encontramos  ahora mismo y me siento culpable por haber contribuido a ello. 

A grandes rasgos la foto actual es deprimente, pero muy real: 

La población mundial sigue creciendo sin parar, a pesar de las limitaciones, extendidas ya a todos los países a nivel de control de natalidad. Los recursos naturales son un bien escaso que ha comprometido aquellos años de éxito capitalista basados en la producción y el consumo sin límites. Las libertades civiles han  sido sustituidas por el derecho de los gobiernos a mantener la seguridad de sus ciudadanos, en esa lucha por nuestra seguridad muy pocos supieron ver lo que perdíamos por el camino. 

Desde los gobiernos y las élites económicas han mostrado a través de los medios de comunicación un mundo ideal en el que el esfuerzo y la perseverancia lograban que cualquiera pudiera llegar a esa posición. Una de tantas mentiras, sé de lo que hablo porque yo mismo he sido uno de esos ejemplos vendidos en público. 

La realidad es que ese pequeño porcentaje de  la población se ha adueñado de los recursos del planeta, esos que pertenecen a todos, a base de principios moralmente cuestionables. No tienen problema porque la justicia se quitó la venda y no duda en brindar sus servicios al mejor postor trabajando a tiempo completo a su servicio. Esta justicia que no duda en aplicarse con rigor a cualquiera que no les pertenezca, aplicándose a cualquiera que eleve el tono permisible según el criterio de sus amos. Esas élites que no dudan en saquear  las arcas públicas sin pudor, provocando la miseria y muerte allá donde aún puedan rapiñar un mísero céntimo más.

La realidad es que ese pequeño porcentaje de la población ha corrompido esa falsa denominación llamada Democracia que tan pomposamente venden, ese mantra de fuego que ha permitido convencer a la mayoría de la población de que todavía son dueños de su destino.  Al mismo tiempo han hecho todo lo posible por convencer a la mayoría de que votar es un esfuerzo inútil, la desesperanza es su mayor aliado junto al miedo. Mientras encadenaban a la gran mayoría a sus deudas y obligaciones a la otra parte le daban una esperanza de que los otros vivían mejor en democracia. Se han encargado de que los derechos sólo estén reflejados en papel, papel mojado fijado en las diferentes constituciones o declaraciones universales.

Es hora de que despertemos, les superamos en número y sin embargo ellos nos dominan…

— ¿Qué le parece?
—Bien, quizás algo explicativo ¿no?
—Bueno, es la primera, pensé que debía usarla para situar en contexto.
—Sí, puede ser una buen opción. Son obviedades por otro lado, por suerte seguirán estando más preocupados en sobrevivir.
— Señor Presidente ¿Están seguros de esto?
—Sí, la orden es aflojar un poco la soga y ofrecer una gota de esperanza. Que pierdan el tiempo soñando en utopías mientras nosotros disfrutamos ya de la nuestra. Continua escribiendo, en cuanto termines, se la hago llegar para que lo aprueben. 


J.L.Galán



Frase inicial del cuento/relato de @greepeeptoes. Iniciativa "El CuentaCuentos"




domingo, 11 de febrero de 2018

Son míos

Los peces nadaban en la dirección de los tiburones y sobrevivieron al alligator. Fue este último el que les salvó de ellos. En su interior resonaba un pensamiento: “Son míos”.

Seis naves giraban todavía dentro del perímetro de la mancha de sangre que se había precipitado tras la explosión de los escuálidos. Ninguna quería abandonar la seguridad de saberse ocultas a simple vista del resto. En realidad, eran cinco de ellas las que deseaban mantenerse en el anonimato. Los peces, así denominaban a las máquinas mono plazas, no deseaban exponerse a su gran depredador. Sabían que en realidad no eran más que su presa a pesar de haberles salvado de un peligro previo.

Desde el interior del Alligator contemplaban la presencia de los cinco pilotos gracias al radar de última generación. El capitán ordenó apuntar a los mono plazas con los sistemas balísticos. A ciegas y gracias al cálculo realizado por el responsable de radar la trayectoria fue en buena dirección de cada uno de los peces.

Alga, el jefe de patrulla de los peces, dio la orden de maniobra de evasión nada más escuchar el silbido de los misiles abandonando su alojamiento. Eso provocó que no pudieran hacer colisión tal y como hubiera gustado en el interior de la gran nave.  Las explosiones acabaron sucediendo a cientos de metros de distancia; el eco avisaba del peligro y en ese momento los peces, al unísono, decidieron iniciar una maniobra de evasión.

En direcciones opuestas, ocupando toda la rosa de los vientos obligaron a decidirse por una sola presa a su depredador natural. Con evidente frustración el capitán del Alligator eligió, al azar, dar caza a la nave más cercana dando la orden a toda su tripulación. Al abandonar la mancha se sorprendió a sí mismo de su acertada elección: Alga se encontraba en peligro.

En esta ocasión no escatimaría recursos. Ordenó cargar uno de los misiles con seguimiento de calor activado, escasos, pero mortales y precisos. No sería esa ocasión una excepción.
La explosión se observó desde el puente. Los peces nunca volverían a ser cinco. Ninguno de sus compañeros sabría nunca que pudo pasarle, pero nunca más volvieron a saber de él. El pez del capitán de la patrulla habría sido  doblegado. Las lágrimas anticiparon su venganza.

Aquel día marcó el inicio de la gran guerra. El mar jamás  volvería a ser un lugar tranquilo. 

J.L.Galán



Frase inicial del cuento/relato de Ángeles. Iniciativa "El CuentaCuentos"

domingo, 4 de febrero de 2018

Una saga de cuento

Una saga de cuentos para Adrián y Helena. Esa era la idea inicial desde que se lo propusieran, pero pocas cosas acaban siendo exactamente como imaginaba y al final aquello que estaba escribiendo no era un cuento. El personaje había crecido con voz propia y la extensión había tomado cuerpo más allá de las habituales "cuatro" páginas que estaba acostumbrado a escribir. Acabó teniendo entre sus manos una novela corta. Antoine había nacido. 

Era curioso cómo cobraban vida los personajes, tomando decisiones por sí mimos según el bolígrafo iba perdiendo tinta en el trazado. 

Fuera cómo fuese, sabía que tenía aquella solicitud pendiente. En realidad, era otra cosa buena de que los caminos divergieran. Las diferentes rutas abiertas permitían multiplicar los desafíos. Sólo había que tener la paciencia de permitir que cobraran vida pasado el tiempo. 

Cuando encontrara la forma de hacerle hueco, cobraría vida propia "por si mismo", dentro de su cabeza. Eso solía suceder en su caso cuando le ponía nombre al personaje. En ese instante este cobraría vida y tomaría turno de inspiración para presentarse. El problema era siempre conocer cuando llegaría ese momento. Nunca sabía ni cuando, ni qué, ni por qué; mucho menos el dónde. ¿Cómo? Ya había desistido hace tiempo de averiguarlo, pero tal y cómo había leído en algún momento de su vida todo se respondería si la inspiración le pillaba trabajando. 

Llevaban razón, aunque no pensaba que sería justo mientras decidía el siguiente if, else hubiera hecho lo posible para pos ponerlo, al menos esa tarde de trabajo. La musa decidió inspirarle sin acertar el instante. Llevaba varios días dando vueltas a ese código y aquella tarde mezcló lenguajes sin darse cuenta. No se percataría hasta unos días más tarde. 

Al menos ese viernes después del trabajo pudo concluir la faena. Él contaría a su regreso a la oficina el lunes, que todo sucedió mientras observaba entre gritos a un pequeño grupo de primates en estado salvaje. No corría peligro, tampoco necesitó una mampara que le separara de ellos aunque se hubiera evitado los impactos de algunas bolas de plástico contra su cuerpo. Incluso a pesar de los decibelios reventándole los tímpanos pudo idear la forma de solucionar el problema que tenían entre manos desde hacía días. 

Quien le oyera pensaría que exageraba al contar la escena. Él asentiría sonriendo pensando que tal vez, en realidad, era demasiado benévolo al hacerlo. 

La inspiración era juguetona con los tiempos y no sólo trabajando hacia acto de presencia. 

Aquel fin de semana acabó complicándose todavía más, por lo que no pudo dedicar tiempo a intentar trazar alguna historia que correteaba por su mente ya en aquel momento. En esa ocasión la excusa fue que su pequeña había pasado la noche en vela y la única noche de descanso que tenía a la semana se había evaporado entre vómitos y consuelos. 

Al llegar a la oficina y a pesar del cansancio, o mejor dicho, pese al cansancio, comenzó a escudriñar linea a línea, buscando el momento de poner a prueba la solución hallada. Se encontraba absorto en esa tarea cuando un comentario en el código le llamó la atención quedándose resonando dentro de sí mismo y haciéndole viajar a otro lugar del que se encontraba. 

Todos esos cuentos, pensando en sus hijos, nacieron en aquel momento. Antoine le había presentado a su nueva protagonista  tres días antes. Gracias a una jugada de la inspiración, en ese momento pudo conocerlo. El mismo había escrito entre obsesiones ese comentario tres días antes. 

Antoine se escondió dentro de la tubería rodeándose con aquel pequeño muñeco de trapo. Yira, así le nombró el pequeño, le permitiría evitar el frio  desolador de la intemperie y sobrevivir a aquellas frías noches de invierno. 


J.L.Galán


Frase inicial del cuento/relato de Paula. Iniciativa "El CuentaCuentos"