lunes, 18 de abril de 2011

Día a día

Las siete de la mañana, caras de sueño a lo largo del andén, cientos de sueños estáticos a la espera de comenzar el viaje a cada uno de sus puntos de destino. Cientos de sueños en movimiento, acercándose; uniéndose todos en ese tren que uno a uno les ira dejando comenzar ese nuevo día. 

Rostros con historias del pasado, sueños de un futuro y presente común en ruta.

Eso pensaba él cuando iniciaba todo los días su viaje, de Alcorcón Central a Embajadores, pulcritud en el horario. Y justo esa pulcritud le permitía siempre viajar con ella. Siempre imaginaba la misma escena, ¿Como se presentaría? y nunca se atrevía a hacerlo. 

Ella ya le conocía, era el chico con el que siempre coincidía, no recuerda haber hecho nunca un viaje de lunes a viernes en el que no coincidieran desde el primer día que se juntaron en el anden. 
Nunca han hablado, ya siempre se sonríen. Ella no sabe si algún día se atreverá a dar el paso y solo lo esta deseando. 

Hoy dos sueños se cumplen y él finalmente ha decidido presentarse, en esta ocasión solo comparten palabras, pero quizás el viaje termine siendo mas largo de lo que su tren nunca hubiera imaginado.


Juan Luis Galán Olmedo



No hay comentarios:

Publicar un comentario