lunes, 30 de mayo de 2011

Bailar con el color cian

Estaba sonando nuestra canción, llevábamos horas y horas bailando; me llevaba al ritmo de la música; podía sentir su cuerpo junto al mío y cada una de las respiraciones que daba se acentuaba a cada segundo que interpretábamos aquellos pasos.

Mis sentidos estaban agudizados, más de lo habitual y en ese instante solo vino a mi mente una imagen, sonreí y me dejé llevar; la acerqué más a mí y abrí los ojos.

Allí estaba  bailando con el color cian, aquel color infantil, recuerdo de mi infancia; sueño realizado a lo largo del tiempo, no sin lucha ni rendiciones.

El sueño de unos años en el que los colores eran colores porque mi ojos veían lo que se les mostraba, mi color cian con todas sus indecisiones, con todas sus cualidades, ella, con el que siempre quise pasar el resto de mi vida; bailaba con los ojos abiertos soñando como años más tarde; aquí y ahora.

Ahora que solo puedo imaginarlo con la vista pero sentirla con mi piel, solo puedo sonreír. Ahora solo quiero bailar con mi color cian.


Juan Luis Galán Olmedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario