lunes, 4 de julio de 2011

Escritura

Es difícil, más bien imposible, conocer cuál será el comienzo de esta historia, pero supongo que de algún modo tenía que empezar.

Había una vez… (No, así no.)

Lo dicho, nunca creí que fuera tan complicado el comenzar a escribir un libro, si llega alguna vez a tal honor.
  
- Perdona, ¡Oye!, un consejo. Te recomiendo pensar sobre qué vas a escribir antes de intentar ponerte ni siquiera a ello. ¿Cuál es el tema?, ¿No lo sabes aun?

Por cierto, siento la descortesía, me presento; soy la pluma con la que ‘no éstas escribiendo nada útil, espero notes la ironía.

Mi nombre no te lo voy a decir, comentar las marcas nunca ha estado bien aunque mi referencia es 9 902505085680 (Nunca he conseguido descubrir el porqué del tatuaje a rayas en mi costado, debió ser una noche loca.).Bueno, a lo que íbamos, si pretendes escribir un libro deberías plantearte varias cosas antes y entre ellas el tema a tratar.

- Ahora que lo dices, no tengo ni idea.

- Mal empezamos, a  ver, quieres escribir ¿de?…

- De verdad que no lo sé, ni me lo había planteado.

-¿Y tú quieres escribir un libro? Yo pongo la tinta, pero no querrás que encima ponga la idea, ya tengo bastante con dejarme desangrar en cada línea, en cada tachón; por cierto podrías plantearte utilizar tipex o algo parecido y a ver si escribes algo mejor que me estoy mareando. Ni yo sé lo que estoy escribiendo, ¿Tu lo entiendes?

- Si claro. Es mi letra.

 - Y también mi sangre, podrías tener mas cuidado. ¿No?

- Lo siento, pero volviendo al tema, ¿Sobre qué debería escribir?

- Te lo vuelvo  a repetir, solo soy el medio para escribir, no voy a darte las ideas, de modo que espabila.

Bueno vamos a ver que me estás dando lastima. Podrías escribir sobre el amor, la muerte, la soledad; hay tanto donde elegir. Que tal una de aventuras, y ¿Ciencia ficción?; total tú eliges.
Estas últimas se escriben solas, suelen ser escritas cuando no se sabe sobre lo que escribir.

- Cuidado que dejo de escribir si sigues en esa línea.

- Tranquilo hombre, que cambio de línea pues.

¡Lo ves!, ya está, bueno alguna idea o no.

- Pues no, sigo sin saber.

- Para ser sinceros, esperaba algo más de ti, me apetecía dejarme la sangre en algo interesante. Que tal un relato erótico, eso sí puede estar interesante.
  
- No me convence mucho.
                       
- Total, basta con utilizar muchos sinónimos de partes íntimas, ambientarla bien, mucha acción y a escribir. Así de paso logras hacer que se me corra la tinta, que hace tiempo que no disfruto de un buen orgasmo.

- No creo que sea buena idea, no podría seguir escribiendo.

- Muy bonito, ¡Egoísta!, solo piensas en ti. Cada vez me tratas peor, no basta con abrazarte a mí, manosearme, utilizarme para plasmar tus ideas sobre el papel y dejarme tirado en un rincón e irte como si no hubiera pasado nada. Podrías empezar a pensar en cómo me siento siendo tratado como un burdo objeto.

- Perdona, pero es que solo eres una pluma…

En cualquier caso, ya tengo sobre lo que escribir; será un diálogo entre un escritor y su pluma.

- Vaya idea, ¿Cómo se te ha ocurrido? ¿A ti solito?

- Soñando.


Juan Luis Galán Olmedo

1 comentario:

  1. Me gusta, esta muy bien. Me gusta la forma en que tratas los sentimientos de la pluma como de si de una mujer se tratara, y tambien la comparación entre tinta y sangre. Lo dicho, me gusta.
    Yolanda

    ResponderEliminar