lunes, 18 de julio de 2011

Memoria

Hoy, te voy a contar lo que un día fue mi vida, puede que todo lo que a continuación voy a escribir parezca más un sueño, pero en los últimos días de mi vida debo dejar constancia de ello; porque realmente así ha sido.
                                                                                                                                                    
Nunca pretendí ser lo que he sido y nunca soñé con que llegara a ser realidad, pero he aprendido con el tiempo que nada en la vida es lo que parece y nunca la vives como pretendiste hacerlo.

Hoy, mientras el sol despierta por el este como siempre ha sido desde que tengo memoria y en el día en que cumplo 105 años de edad quiero dejar constancia de lo que una vez fue.

Nací entre tinieblas como todos nacemos, sin conocer ni esperar nada y con  ansías de descubrir el mundo que delante de nuestros ojos se nos presenta.

La fecha no es importante al igual que no lo será la fecha de mi muerte. Durante mis primeros años al amparo de mis padres aprendí a caminar por este mundo sin pena ni gloria, una vida normal en la seguridad de una familia económicamente estable en las décadas de los ochenta y noventa.
                                                                                                                                                    
Años de niñez y juventud en los que comprendí que el mundo es más que aquello que somos capaces de imaginar y más que aquello que somos capaces de vivir.

En esa primera etapa aprendí a mantenerme en pie, a comunicarme con los demás, aprendí lo que todo joven de esa edad debe aprender y para eso estaba la escuela, el instituto, la universidad, el entorno laboral, la guerra, la paz.
                                                                                                                                                     
Mi etapa como niño fue bien, superé los primeros obstáculos de la vida y nada se presentaba en el camino que pudiera significar una meta inalcanzable. Surgieron los primeros obstáculos que fueron solventados sin mayores, ahora que pueden verse en la distancia, aunque en ese momento pudieran parecer insuperables.

Más tarde en mí adolescencia empecé a entender que no todo era lo que debía de ser y aunque muchos intentaban hablar de verdad, ninguna verdad se encontraba si rasgabas un poco en su superficie. En esta etapa aprendí que no todos somos quienes decimos ser y ahí empezaron mis problemas, sufría porque no me gustaba ese juego, pero era un juego que tenía que aprender. O no.
                                                                                                                                                   
Posiblemente nunca fui considerado una persona interesante, aunque siempre dispuse de unos buenos amigos a los que no sé si alguna vez se lo he agradecido bastante.

A pesar de ello en esa etapa, ante la vista de un mundo que me agobiaba decidí que era mejor no vivir la vida que me prestaban.
                                                                                                                                                    
La decisión no fue difícil en realidad, nada tenía sentido y parecía la mejor opción. Nunca he sido una persona de actos rimbombantes –No más que la palabra desde luego- por lo que tras muchas y difíciles opciones decidí que lo mejor era no despertar, por lo que deje que fueran los narcóticos los que terminaran conmigo.

Nada sale como uno espera, no lo entendí en aquel momento y faltaron un par de horas para que consiguiera mi objetivo; tal vez, con una hubiera bastado. Algunas veces he pensado que el destino juega malas pasadas, aquello fue una, pero incluso a las malas pasadas del destino uno llega a acostumbrarse y sino espera y acabarás comprendiéndome.
                                                                                                                                                  
A mi vuelta, por llamarlo de alguna manera, decidí seguir viviendo a ver si con suerte el mundo cambiaba a algo que mereciera la pena ser vivido. Continué mis estudios, me marqué metas que tardé en conseguir y poco a poco fui acabando.  En el camino conocí gente estupenda y conmigo se mantuvieron los que siempre merecieron mí tiempo.

Seguí aprendiendo y mientras evolucionaba la idea del mundo que quería que fuera, el mundo evolucionaba como quería. Nunca fue como ansiaba y nunca lo sería. O sí.
                                                                                                                                                   
A estas alturas puedes preguntarte quien era yo en aquella época; el fin del milenio había pasado y uno nuevo comenzaba; una media decena de años después de eso me había convertido en un niño con más de 20 años en mí haber.

Mis objetivos en la vida eran el amor, la verdad y la libertad; no sé si por ese orden pero esos eran los caminos que me había marcado. Ahora comprenderéis, conociendo la historia de aquella época que mis valores no disfrutaban de su mejor momento para ser vividos.
                                                                                                                                                   
En el amor, ya había pasado algunos ‘desafortunados’ incidentes, relaciones que nunca llegaron a ser nada, pero que en ese momento lo significaron todo. En aquella época en cualquier caso, al final de mi primera etapa universitaria conocí a una de las personas más entrañables que nunca conocí.

No la voy a describir, ella queda en mi recuerdo, solo puedo decir que aunque años antes creí haber conocido lo que era el amor, fue con ella cuando comprendí el alcance de esa palabra y es que esconde más de lo que cuatro letras pueden dar de sí. Me extenderé en decir que no fue nada cuantificable en el tiempo puesto que solo compartí de sus sentidos y su tiempo algunos meses de un año.

En cualquier caso, fue la primera persona que me abrió los ojos a la realidad. Da igual cuanto ames a alguien que eso no significará que te amé a ti, da igual cuanto ames. Y entendí tras el dolor que el amor produce en la ausencia de la persona amada que basta con amar, simplemente con eso. No sé porque no pude conocerla antes, compartimos espacio y tiempo en la universidad antes de conocernos, tal vez habría sido distinto, pero supongo que todo lo que sucede, sucede por alguna razón.
                                                                                                                                                    
Así, recordando aquellos instantes puedo vivirlos ahora como si los viajes en el tiempo fueran posibles, siempre la recordaré y siempre la he amado desde que un día la conocí.

Esto abrió una cicatriz grande y dolorosa en mi alma, de esas que no son visibles a la vista, que aún hoy sigue doliendo, pero es parte de esas cuatro letras malditas que abren el corazón y se lo reparten entre la gente a la que una vez amaste y que nunca desaparecen; por suerte.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                      
Fue una etapa difícil, nadie dijo que fuera sencillo, el mundo aún tuvo menos sentido porque en aquel instante no comprendí lo que ahora escriben mis ancianas manos. El dolor en cualquier caso nunca fue más que la mitad de lo que la sigo amando y no puedes imaginarte cuanto es eso.
                                                                                                                                                 
Por segunda vez, en un ciclo evolutivo absurdo decidí que en la segunda oportunidad no era merecedor de seguir avanzando y preparé de nuevo el viaje a un mundo desconocido, mi muerte. Nunca he tenido miedo a lo nuevo, en cualquier caso en esta segunda ocasión no se en que instante en particular decidí que el mundo ya no tenía que ser como yo quería sino que era yo el que tenía que luchar por convertirlo en lo que yo quería. No desvelaré si fue porque  fracasé nuevamente en el intento o es que nunca lo intenté.  Si tenía que vivir, que fuera con mis reglas.
                                                                                                                                                  
Fue complicado, chocaba contra el de frente constantemente, pero curiosamente en esos años encontré gente que buscaba la forma de hacer lo mismo, la situación era distinta, soñé que podía vivir como yo deseaba.
                                                                                                                                                   
Comencé a utilizar la verdad, como arma arrojadiza, muchos la esquivaban o no querían verla venir, otros la utilizaban o lo intentaban para destruirme; algunos no creían las palabras ni las acciones que realizaba y los menos se unían, en silencio, con palabras de apoyo o, y  con hechos en continuar la lucha. 

El mundo seguía siendo un lugar infectado, la gente moría de hambre, se juzgaba por razones de raza, ideología o sexo entre otras muchas; en algunos países la hipocresía era insostenible porque mientras defendían la libertad e igualdad de los hombres y mujeres del planeta sus acciones no se correspondían con sus palabras.

La noticia era la muerte antes que la vida, el dolor antes que el amor y aunque sabíamos que estábamos destruyendo el planeta en cada uno de nuestros actos, nos creímos como especie por encima de la naturaleza a la que pertenecíamos.
                                                                                                                                                 
Pasaron los años y conservé viejas amistades, las de siempre, mantuve las nuevas que iban surgiendo en mi aventura. Terminé mis estudios, comencé a trabajar como todos hacíamos, ya no era el joven soñador que fui pero seguí intentando hacer que mis sentimientos, pensamientos y acciones fueran uno mismo. La verdad era un credo, la mentira un recurso inviable; aquellos que no la aceptaban, la verdad, simplemente la creían mentira.

Era curiosa la apuesta. El riesgo fue múltiple al fin y al cabo eso significaba estar al descubierto, pero en el riesgo fue cuando aprecié de verdad esta vida y la de los amigos y familiares que me acompañaron en ella. La locura del primer momento se transformó, no sé en qué instante, en cordura. O tal vez fuera al revés.
                                                                                                                                                 
En cualquier caso seguí manteniendo tres pilares en mi cabeza con los que mantener los pies en el suelo; eso mantuvo mi alma unida a esta vida, posiblemente sino  me hubiera rendido de nuevo.
                                                                                                                                                
Seguí amando a la mujer, que me descubrió el amor y aunque durante un tiempo perdí su amistad, ella nunca perdió la mía. No sé en qué momento volvimos a encontrarnos, pero sonrío por ello.

Continué el camino y conocí nuevas personas y nuevos amores –aunque seguía amando a aquella personita-, a la espera de la mujer que se quedara conmigo, aguantando a la persona en que me había convertido; nunca fui fácil, lo sé.
                                                                                                                                                    
En ese trayecto, construí una vida e intenté que este mundo fuera un lugar mejor para vivir, uno que mereciera la pena. En el transcurso de los años estalló una nueva guerra mundial que sumió el caos a la civilización que la humanidad había creado, el motivo; los de siempre, la avaricia de unos pocos frente a la ceguera de un mundo insostenible donde el hambre, la injusticia, la desigualdad eran el pan de cada día. Llegó un momento en que la situación fue insostenible y ese fue el momento en que personas como yo tuvieron que elegir.

En esta ocasión la guerra no se sostuvo entre países, sino entre personas; entre aquellos que queríamos un mundo más justo para todos, sostenible  y aquellas que pensaron que todo estaba bien como ya estaba.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                      
Al principio no fue así, pero tras el primer lanzamiento de armas de destrucción masiva por parte de algunos países, en ese momento en el escalafón inferior de la jerarquía establecida; los más militarizados –supuestamente más avanzados- respondieron con el lanzamiento de sus armas.

No se conformaron con responder el ataque sino que aprovecharon para intentar abarcar su poder más allá de lo que ya tenían. La respuesta  lógica fue la destrucción del sesenta por ciento de la humanidad en aquellos días grises para todos nosotros.
                                                                                                                                                     
En mi recuerdo está la pérdida de amigos, de familia, el dolor de la muerte lenta de tanta gente querida, el dolor de ver que al final habían conseguido realizar lo que ya amenazaban desde que en mi juventud vi por primera vez el mundo.

No puedo describir el horror de lo vivido, ni que difícil fue la reconstrucción de lo poco que quedó. Tuvimos que luchar.
                                                                                                                                                     
El planeta se revolvió contra la masacre originada por sus criaturas, las más inteligentes en un curioso gesto de modestia por parte de la raza humana y tras el ataque como de un ente vivo que se revuelve de su letargo tras años de lenta agonía a manos de sus moradores, sobrevino una época de cataclismos de toda índole que cambiaron la faz del planeta por completo.

Por supuesto el ser humano había sido reducido a un diez por ciento de lo que una vez había conocido en mis años de juventud. Pocos sobrevivimos, demasiados pocos. La devastación fue completa. Lo que no hicimos nosotros, lo hizo el planeta. Con los años me sorprende ver que sobreviviéramos a aquello como especie.
                                                                                                                                                     
Al final los que quedábamos fuimos construyendo una nueva era, como dije hubo lucha, pero acabamos comprendiendo  - No recuerdo cómo fue, años borrosos en mi mente- que ya había habido demasiado dolor, que éramos parte de un mismo todo y que sólo la libertad, la verdad y el amor podría salvarnos como especie.

Conservamos reliquias de nuestro pasado como memoria de lo que fuimos para no volver a serlo.
                                                                                                                                                    
En la actualidad, a mis 105 años de edad puedo decir que vivo como un día soñé; en un mundo justo, libre, donde la verdad es lo habitual entre los seres humanos y con la suerte de haber contado a mi lado,  con la mujer a la que amo y que me ama, nuestros hijos han crecido en el mundo que yo soñé y por el que luché por hacer realidad.
                                                                                                                                                    
Quizá debí haber muerto aquella primera vez, pero tal vez no era mi destino. Pensé en su momento que la esperanza era un recurso vano de la mente para capturarme en el mundo de los sueños donde nada al final se hace realidad.

 El destino quiso que una segunda vez dudara de sus intenciones. No estaba escrito, en realidad, pero al decidir vivir según mis principios conseguí ver el sueño cumplido.

Tantos años después me considero afortunado de haber llegado a verlo y solo espero que nunca repitamos aquello que nunca debió de suceder. Todo lo que sucede, sucede por alguna razón.
                                                                                                                                                
Mi final está cerca ya, sé que mi cuerpo no aguantará mucho más a esta vieja alma, pero debo sonreír porque conocí lo que una vez vi sólo en sueños, la libertad y la verdad correteando a nuestro alrededor, como corretean mis nietos por el jardín lleno de flores de diversos colores, que un día plantó el amor de mi vida.

Sonrío y doy gracias porque una vez soñé con esto y hoy puedo hablarte de ello.

Juan Luis Galán Olmedo

2 comentarios:

  1. Un poco utópico ¿no?
    Me gusta. Menos en lo de la guerra, que no me haría ninguna gracia, ojala fuera real aunque solo lo viera mi hija.
    Yolanda

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, mi hija me dice que en un blog en el que ella entra pero que ahora no se acuerda exactamente cual, tiene un enlace al tuyo. En cuanto sepa en cual te lo cuento.
    Yolanda

    ResponderEliminar