lunes, 13 de febrero de 2012

Frenada

-¿Siempre tienes que tener la última palabra?
-Sí
-¿No dudas nunca, no?
- No si es importante. Hay que tomar decisiones. Por eso estas viva.
-¿Cómo dices?
-Aún no eres consciente, ¿Verdad?
-No te entiendo, ¿De que debería ser consciente? A ver.
-No se si debo decírtelo.
-Decirme que.
-Que estas hablando sola.
-No empieces, estoy hablando contigo. No intentes confundirme.
-Justo lo contrario, intento aclarártelo. Deberías despertarte.
-¿De que estas hablando? ¡Estoy hablando contigo!
- ¡No! ¡Estas hablando contigo! ¡Abre los ojos...!

Se hizo el silencio.

-...¡Abra los ojos!...

En ese momento sus ojos se abrieron, vio al chico gritarle sin alcanzar a escucharle claramente. Miró alrededor y vio el amasijo de hierros, en que había sido convertido el coche. Empezaba a recordar la frenada, la perdida de control, las vueltas y de repente solo una conversación con su... con ella misma.

-¡Esta viva!...

Suspiró al escuchar esas palabras.



Juan Luis Galán Olmedo





Participando de la iniciativa El Cuentacuentos

6 comentarios:

  1. Existe algo, eso está claro.
    Un relato que explora un universo aun por descubrir y que muestra el poder de las palabras con un breve pero impactante diálogo, o... monólogo.

    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. He visto claramente la secuencia como si fuera una película. Me gustó :)

    ResponderEliminar
  3. Una buena definición de lo que es capaz una mente. Felicitaciones. Mundoyás

    ResponderEliminar
  4. Qué chulada. Me ha gustado. Encantada de conocer tu espacio :)

    Saluditos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste. Espero que vuelvas pronto. Agradezco que deis vuestra opinión.

      Un saludo

      Utopia de Sueños

      Eliminar