domingo, 1 de abril de 2012

Olvidos

- ¿Por qué me das las llaves si te he pedido un pañuelo?

- ¿Un pañuelo? No, cariño,  me has pedido las llaves. - Le dice cariñosamente a su nieta mientras se las tiende - Acuérdate.

- ¿Para que querría las llaves si acabo de llegar a casa? ¿No te acuerdas? - Cambia el rostro de su abuelo, de incertidumbre a miedo, ella lo nota y cambia de conversación rápidamente. - No pasa nada, abu,  así luego no se me olvidan. - Mientras coge las llaves y le agarra cariñosamente de la mano y van camino al salón.

Pasan la tarde juntos, más tiempo del que el reloj marca debido a los continuos comienzos de muchas de las conversaciones mantenidas. Lágrimas en los ojos de ella cuando ve que el olvido brota de la memoria de su queridísimo abuelo. Lágrimas en silencio en él cuando se percata de que su memoria tiende a olvidarse incluso de sí mismo. 

Sonrisas en aquellos momentos en que ambos pueden compartir como siempre sus debates a solas; sus momentos como ella los llama, algunos mas acalorados que otros y siempre desde el respeto y cariño que sienten el uno por el otro. 

Una tarde mas que pasa y una despedida mas que llega. Un gran abrazo seguido de un gran beso. Un hasta mañana teñido de miedo, de ser el último. La seguridad de que aunque así fuera ella nunca le olvidaría y él aún, en el olvido, siempre recordaría.


Juan Luis Galán Olmedo









Participando de la iniciativa El Cuentacuentos





10 comentarios:

  1. Preciosa historia que me ha tocado de lleno. Quizás porque me tocó vivirla siendo aún demasiado niña y no tenía ni la paciencia ni la madurez para entender esos momentos de olvido. Seguro que si pudira disfrutar de esos instantes a día de hoy lo viviría con la misma intensidad que la protagonista de tu relato. Me ha gustado mucho, lo que cuentas nunca deja indiferente....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Ojalá se quedara en ficción y nadie pasara por esto. Es una situación muy difícil.

      Un saludo cuentacuentos.

      http://www.utopiadesueños.com.es

      Eliminar
  2. Me gustó bastante, y me hizo sentir algo de nostalgia... Buena manera de usar la frase

    ResponderEliminar
  3. Precioso!! Te ha salido una historia genial, cercana y muy, muy apropiada para la frase (a quién se le habrá ocurrido la dichosa frase, era complicadísima!!) enhorabuena por este relato y me doy un tirón de orejas de tu parte por haberme saltado relatos.

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es para un tirón, mujer.

      Gracias! Me alegro que te gustara el relato. Salió sólo así que tuve suerte en esta ocasión. A ver la siguiente.

      Un saludo cuentacuentos

      http://www.utopiadesueños.com.es

      Eliminar
  4. Conmovedora historia y muy tierna.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Emotivo y bello relato que a su vez recuerda cuanto debemos frenar un poco la velocidad de nuestro ritmo de vida y así tener el gesto que la pequeña hace a tiempo de evitar un sentimiento de confusión en el abuelo.
    Una sonrisa puede tener un inmenso poder, unas palabras ser un estupendo momento de memoria, y la compañía un antídoto fantástico contra ese mal llamado Alhzeimer.

    Muy buen relato! Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos. Tienes razón. Demasiada prisa y al final pequeños detalles marcan la diferencia. Probablemente sea la peor enfermedad a la que se puede enfrentar uno; ya que ataca a la esencia misma de la persona; su memoria, su ser.

      Un saludo cuentacuentos

      http ://www.utopiadesueños.com.es

      Eliminar
  6. ¡¡Me ha encantado! La frase tiene todo el sentido en tu relato y yo recuerdo a mi abuelo, que me dio muchas llaves cuando le pedía pañuelos... ¡Gracias por emocionarme así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme y gracias por el cumplido. No resultar indiferente o emocionar en este caso, creo que son sinónimos, es todo un cumplido. Me alegro que te gustara.

      Un saludo cuentacuentos.

      http://www.utopiadesueños.com.es

      Eliminar