lunes, 26 de noviembre de 2012

Punta hueca

Me posiciono en la azotea con el  HK PSG-1 bien engrasado y limpio. Una única bala calibre Mk 262 Mod 0/1 en el cargador; una variante con punta hueca del STANAG 4172. Me gustan los detalles, no quiero dar una segunda oportunidad al objetivo. La distancia no es excesiva, 150 metros, visión directa desde arriba. Un único disparo me da tiempo a desaparecer.

Llega tarde. A nadie le gusta acudir puntual al momento de su muerte aunque él sólo crea acudir a la fiesta de su club de fútbol. Además de cumplir el encargo tengo la oportunidad de acabar con mi antiguo jefe.

Al verle salir a la terraza, sonrío. Bajo el prisma de la mira puedo ver cada vez más cerca su rostro. Siento ceder el gatillo bajo la presión del guante.

Mi cliente sabrá del éxito por el titular de los periódicos de mañana. La muerte dramática de un Subdirector general del cuerpo nacional de policía será portada.



Juan Luis Galán Olmedo



2 comentarios:

  1. Me gusta. Da para mucho. Es complicado comprimir todo lo que uno quiere expresar en un relato cuando te marcan una longitud tan escasa, pero me ha gustado. He podido hacerme una buena imagen y una continuación. Yo de ti no perdería ese hilo y lo ampliaría. Buen trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, me alegro que te guste. Si es dificil ese tipo de restriciones. No perderé el hilo, de hecho está fraguándose algo más grande. Aunque no sé si será como te lo imaginas. Gracias, siempre se agradece.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar