lunes, 31 de diciembre de 2012

Cómplices

- ¿Estás segura de que no nos conocemos de antes?
- Sí, por supuesto. Me acordaría.
- Yo si te conozco. 
- ¿De qué? Yo no... ¿Quienes son tus padres?

La niña duda en la respuesta durante un segundo y tras una sonrisa cómplice, consigo misma , sale de sus labios:

- Tus padres, querrás decir.

Helena procesa con lentitud esa respuesta mientras mantiene los ojos cerrados. Deja que el llanto recorra sus arrugas con la libertad que se siente al encontrarse.
Sin saber cuanto tiempo ha pasado, al volver a abrirlos, sólo acierta a ver de nuevo aquella sonrisa cómplice. Su propio reflejo.

Juan Luis Galán Olmedo

Participando en la iniciativa: El CuentaCuentos

20 comentarios:

  1. No son necesarias historias largas para reflejar historias completas. Y cuando hablamos de reencuentros con una simple mirada ya es suficiente.

    1 besote Juan Luis y Feliz Año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices, aunque a veces uno se queda con la sensación de haberse quedado cortos. Con una mirada o una sonrisa en muchas ocasiones basta.

      Besos y Feliz año.

      Eliminar
  2. Jo, qué bonita.
    En este tipo de relatos no importa lo que se cuenta sino lo que se deja de contar para que el que las lea lo encuentre por sí mismo.
    Comparo el proceso mental que he tenido con tu relato al que tengo cuando leo un poema: dos lecturas y saco conclusiones. Creo que eso dice algo bueno de tu texto ¿no?
    Feliz año cuentacuentos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, y sí dice mucho lo que comentas. Me alegra que te haya gustado.

    Un abrazo y feliz año cuentacuentos.

    ResponderEliminar
  4. La complicidad la creas entre el gusto y la delicadeza. Un micro que parece construído con seda de tiempo y que es un placer al tacto de la lectura.
    El silencio del diálogo y el sonido de las lágrimas deslizarse cómplices de un momento mágico.

    Un abrazo y feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es ya un relato en si mismo Carlos, gracias por esa descripción de Cómplices.

      Un abrazo y feliz año.

      Eliminar
  5. ¡Qué bueno! Un reencuentro verdadero con el niño que todos llevamos dentro. Me ha gustado mucho.

    ¡FELIZ 2013!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente :-) Me alegro que te gustara. Un abrazo y feliz año.

      Eliminar
  6. Oh, que bonito! creo que lo mágico de este relato es que todos vamos a vivirlo tarde o temprano, el tiempo no perdona a nadie, la vejez llegará y todos añoraremos de una forma u otra a nuestro yo del pasado, aquel que reia despreocupado o que se ahogaba en un vaso de agua por haber suspendido un examen. La vida nos enseña a vivir pero quizá las enseñanzas lleguen demasiado tarde.
    Bessos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, bonito es un adjetivo que me gusta, más si va referido a un relato mío :-)

      Te doy la razón en casi todo, excepto en lo de que las enseñanzas vienen demasiado tarde. Quizás es que las queremos demasiado pronto. Cada cosa a su tiempo y cada uno, en ese aspecto, somos un mundo.

      Un beso.

      Eliminar
  7. ¡Ja,ja! Yo jugaba así conmigo misma. ES que me miraba en los espejos de las peluquerías y pensaba que era mi hermana y me saludaba a mí mima ¡Je,je,je! No sabes qué recuerdos me trae. Eran divertidos :)

    ResponderEliminar
  8. Claro que tenía la misma edad, lógicamente, la del espejo y yo, pero eso me trajiste a la memoria. Muy chulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece un bonito recuerdo. Mira por donde es más habitual de lo que imaginaba ;-p

      Me alegra que te guste.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Lo bueno si breve dos veces bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, aunque tu frase ya es un ejemplo ;-)

      Que lo disfrutes (espero).

      Un saludo.

      Eliminar
  11. Ohhh, me encanta!! Me recuerda una foto que tengo mía de cuando era una canija, saludándome a mi misma en el espejo. ¿Quién no ha contemplado su reflejo alguna vez sin reconocerse?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-) Mira esa tiene que ser curiosa. Hacemos un trato tu y yo, ahora que nadie nos lee, cuando en el futuro te hagan una entrevista en algún medio nacional, por tus libros, y te pidan una foto de tu infancia recupera esa foto. Será curioso :-P

      Y a tu pregunta, creo que nadie. Espero que casi todos alguna vez se hayan vuelto a reconocer.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Una manera muy entrañable de reflejar el paso del tiempo. Reconozco que he tenido que leerlo más de una vez para entenderlo bien. Aunque por otro lado, no sé qué significa "entenderlo bien" jeje. Cada lector interpretará con diferentes matices, imagino, y todas son correctas. Es lo bueno de la literatura. Y este relato me transmite muchos matices en pocas líneas.
    Aunque yo soy más lector de relatos un poco más largos, me ha gustado este micro.
    Un abrazo y feliz 2013!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alejandro, me alegra que te gustara. Lo que uno escribe esta sujeto al lector en el momento en que empieza a leerlo. Su interpretación siempre es correcta, puesto que es suya. Tienes razón.

      Últimamente tengo un problema de tiempo y espero poder remediarlo para escribir relatos más largos. Un abrazo

      Eliminar