lunes, 24 de diciembre de 2012

Preámbulo


He ejercido muchas profesiones a lo largo de mi vida. Nunca fui más honesta conmigo misma, que cuando fui puta. ¿Qué cómo he llegado a ser quién soy? Imagino que como todos en esta vida; tomando decisiones que,  en mi caso, no sé si fueron las más acertadas. Aunque de lo único que me arrepiento es del daño que he podido provocar a los míos.

Como todos los niños, soñaba con lo que iba a ser de mayor; la mayoría decía: policía, bombero, médico… yo, princesa. Vaya si lo he conseguido, he acabado convertida en una versión hormonada de Jason Statham en los mercenarios; al que, por cierto, debí de tirarme cuando se presentó la ocasión.

No sé si habría estado aquí si no hubiera continuado engañándome a mi misma, y al mundo,  sobre quien era en realidad desde que era un niño. Hoy es mi último día, me van a ejecutar y quiero dejar mi testimonio para que aquel que lo desee pueda conocer mi verdad.

Antes de continuar quiero mostrar mi agradecimiento a todos los que desde el exterior me apoyan. Mi abogado me informó que desde mi detención; así la califican en los medios, hay un movimiento que pide un juicio justo para mí. No soy inocente, pero me gustaría haber acabado y todos los responsables estén donde yo voy. Espero que alguien termine lo que empecé.

Hace años supe que había algo distinto, en mí,  que no encajaba. Echando la vista atrás, esta claro que el problema  era lo que me colgaba entre las piernas.  Pienso que si hubiera nacido sin pelotas todo hubiera sido distinto, pero es fácil pensar así, hoy, pudiendo mirar hacía atrás y ver las consecuencias de las diferentes decisiones que he ido tomando.

A pesar de esa cruda realidad, recuerdo mi infancia con cariño. En los primeros años de mi vida fui feliz, tengo buenos recuerdos de aquella época (los malos llegarían más tarde), y eso se lo tengo que agradecer a mis padres.

Mi  padre siempre estuvo muy orgulloso de que su primogénito fuera un varón; siempre quiso que alguien  continuara su estela profesional y a una niña nunca se lo habría permitido. No llevaba muy bien el hecho de ver a las mujeres entrar en un trabajo que él consideraba de hombres.

Mi madre por su parte, sigue siendo una mujer preciosa, aunque las arrugas ya marquen su rostro. Siempre atenta a los detalles, sin duda, es un rasgo que heredé. La imagen que me viene a la cabeza cada vez que le recuerdo es cuando salía de su habitación, los domingos, cuando los tres nos preparábamos para ir a misa. Siempre deslumbrante. Era una trabajadora inagotable, nunca entendí porqué dejó su trabajo al casarse con mi padre.

Ninguno de ellos está  ya en este mundo. Mi padre murió hace años en acto de servicio, dejándonos solos a mi madre y a mí. Mi madre aunque con vida, sigue encerrada en su cabeza; sin saber quienes son los suyos, ni recordarse a si misma.


Estuve colmado de atenciones. Mis padres se volcaron en mí, quizás influidos por el hecho de que hubieran deseado tener más hijos. Mi madre lo llevó mal durante mucho tiempo, pero acabó auto convenciéndose con su habitual: “será  voluntad de Dios”. En cuanto a mi padre, creo que en realidad estaba aliviado de que Dios y él compartieran esa voluntad, aunque nunca lo confesara.


Continuará...

Juan Luis Galán Olmedo

Participando en la iniciativa: El CuentaCuentos


¡FELIZ NAVIDAD!

18 comentarios:

  1. El choque de mentalidades está muy bien reflejado, el modelo social, el papel de la mujer, un mundo que aún hoy carece de Alhzeimer porque recuerda y en muchos casos consiente en pleno s.XXI

    Estamos a la espera de lo que ha de contarnos, su "crimen"

    Un abrazo y ¡Felices Fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos, habrá que esperar unos meses pero espero que este a la altura.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Una historia inesperada y que promete seguir, lo cual ya es de por sí un aliciente. Por cierto, enhorabuena por tu premio como mejor blog de relatos y por tu publicación. En unos días lo compro. ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguirá, espero que tal y como la tengo planeada aunque me llevará algunos meses acabar. Gracias, fue un gustzo, más de quien venía y solo espero que te guste si finalmente te animas. Ya me contarás. Felices fiestas.

      Eliminar
  3. Ya te lo dije en otra entrada pero me gusta mucho tu estilo de escritura, me atrae y me dan ganas de seguir leyendo. Muy fluido.
    Una pregunta: ¿esto es la primera parte de un relato más largo?, ¿El primer capítulo de una novela? ...

    Un abrazo

    Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo te lo sigo agradeciendo, no sabes lo que anima escuchar o leer opiniones así. Respecto a tu pregunta vas mejor encaminado con la segunda ;-)
      Espero que se convierta en mi primera novela, aunque aún es pronto para darle más alas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Uy pues yo me quedo con las ganas de más que esto me ha sabido a poco...

    ResponderEliminar
  5. Demoledor desde la primera frase, pero es que se va poniendo mejor a medida que avanza porque no te quedas en los tópicos ni recurres a lo evidente. Sensacional giro y gran comienzo para lo que, imagino, será una interesante historia.

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Lo de demoledor me halaga porque era la intención, los tópicos; bueno, quizás huya d emaenra natural de ellos pero tampoco me preocupan, de hecho algunas personas me han dicho que se les escapa en una primera lectura (Tal vez por huir recisamente de los topicos), pero bueno.
      Espero que imagines bien, porque será una historia importante para mi si la llevo a buen puerto.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Estoy con Sara. Me ha encantado el comienzo y el cómo vas abriendo la perspectiva de la situación en la que se encuentra el personaje/narrador para abarcar más y más espacio, incluyendo abogados, padres...
    Y todo esto en unas pocas líneas. Es un primer capítulo de lo que puede ser una gran historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Manuel, espero que efectivamente sea el primer capítulo de una gran historia como mencionas. La intención es esa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ufff me está costando horrores conseguir que se cargue el comentario... Pero yo no desisto.
    Me encanta tu historia, es fantástica la habilidad que tienes para escribir relatos de situaciones y experiencias duras y hacerlo de modo tan fluido y fácil de leer. Me enganchas, de la primera a la última palabra, pero eso de dejarnos así.... Sin duda la historia promete....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por no desistir. Me alegra leer que te gustó, intento que queden bien y con comentarios como el tuyo uno se anima e imagina que algo bueno termina saliendo. En cuanto a la historia, espero que prometa, y cumpla porque será posiblemente mi primera novela.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Guau! Espero que este relato tenga más partes, porque me quedo con la intriga de saber qué hizo para terminar en el corredor de la muerte. Genial.

    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  10. O_o vaya, eso es bueno; se trataba de eso, de generar intriga y ver si podía ser una historia interesante para algo más grande. La intención es que sean unas 300 páginas de relato ;-P

    Nos leemos, besos!

    ResponderEliminar
  11. Eso no se hace y lo sabes... ¿cuánto nos vas a tener esperando? porque la verdad es que pinta muy bien, esperaremos pues, ya que no nos queda otra alternativa :)
    bessos!

    ResponderEliminar
  12. Vaya, presiento una historia dura, de por si el preámbulo es duro, casos que cada vez se dan más y más pero que no se oyen por ningún sitio, esas personas que no quieren tener un pene colgando y acaban mal. Felicidades, me ha encantado, nos vamos leyendo.

    ResponderEliminar