viernes, 22 de febrero de 2013

Muñeca rota


Desde la habitación de su hermanita surgió el grito. No pudo contenerse al escuchar aquellas palabras:
—Me llama su muñequita mientras… —le dijo ella entre sollozos.
El grito se volvió llanto, el llanto se volvió ira, la ira se volvió vómito y este se transformó en venganza; en sangre, mientras presa de la locura recordaba las palabras de su padre contándole orgulloso lo que disfrutaba de su muñeca. 


Juan Luis Galán Olmedo


Si te gustó, ayúdame a promocionar Utopía de sueños haciendo click en el botón (Sólo enlace, no descarga).

No hay comentarios:

Publicar un comentario