miércoles, 3 de abril de 2013

Manual del cómico novato

La verdad es que llegué a este libro (Te daría el enlace directo, pero así te das un paseo por su blog) por casualidad. Hace tiempo que disfruto con los monólogos y tras seguir en twitter a @miguel_lago_ hace pocas semanas vi un tuit en el que hacía referencia a su recién estrenado blogSin dudarlo me metí a cotillear. En eso estaba cuando me encontré en el lado izquierdo bien visible (Abajo, -Por suerte aún uso el scroll vertical-) la posibilidad de descargar un ejemplar de este libro. 

No soy cómico, tampoco lo pretendo, pero si curioso (Un defecto que dice mi madre) y decidí echarle un vistazo. Antes de continuar he de confesar que las partes de ejercicios me las he saltado (Nunca fui un estudiante oficialmente aplicado -Ya sabes lo que diría mi madre-). 

El caso es que comencé a leer y me encontré una agradable sorpresa. El libro tiene miga que puede ser útil o extrapolable al oficio de escribir. Que mirado con perspectiva tiene todo el sentido del mundo. Al fin y al cabo el monólogo de humor primero nace como texto. 

Y en ese camino, como construir un texto que consiga el objetivo,  me ha parecido un libro muy interesante. A lo largo del libro vas viendo las piezas que permiten construir y dar forma a un texto cómico equilibrado que permita conseguir ese 'imposible'; que es conectar con el público. Es curioso ver desgranada una broma en sus partes y la explicación detallada del motivo que lleva a que funcionen, así como las herramientas disponibles para ir construyendo el texto. 

A pesar de que ese es quizás el objetivo del libro, lo que más me ha cautivado es la parte menos técnica, en la que habla sobre como uno decide ser lo que desea ser; en su caso cómico. Es la que más me gusta porque en realidad es fácilmente extrapolable a muchas otras profesiones, principalmente artísticas. 

De hecho el primer capitulo: "Que ocurre cuando decides ser cómico", sustituye cómico, por escritor o cantante (No temas, no voy ni a intentarlo.) o ... y posiblemente no habría que cambiar mucho el texto. 

En el segundo capitulo simplemente muestra diez mandamientos que definen a una buena persona y a un buen profesional.Sentido común que diría yo, aunque no sea tan fácil encontrarlo últimamente. 

Luego entra en materia, comenzando con el reconocimiento a compañeros y maestros; y haciendo un breve inciso en la diferencia entre personaje y persona cuando uno se presenta ante el público. Tras esto comienza a desganar las técnicas y herramientas necesarias para ir construyendo un monólogo de humor, mientras va dejando pequeños consejos que podrían venir bien a la hora de darle forma final. Algunos análisis, al igual que algunas técnicas pueden ser muy interesantes a la hora de construir cualquier texto; ya sea el objetivo hacer reír  sorprender o dar miedo. En ocasiones los extremos no están tan alejados los unos de los otros. 

Es posible que el capitulo más cercano al oficio de la escritura, sea el 6: "Ensamblando las piezas",  donde cuenta la importancia de el ritmo y la economía del lenguaje. 

Tras este capitulo,  nuevamente escribe unas lineas con apreciaciones personales sobre su pasión, la comedia, y comenta algunas situaciones en las que aquel que quiera dedicarse a esto se pudiera encontrar. La verdad es que sin ser cómico, ni pretenderlo, lo encuentro interesante ya que presenta un lado que como espectador nunca conocería si no es por este testimonio. 

Para rematar, como epílogo, se puede disfrutar de algunos textos completos que como aficionado ya había tenido el placer de ver. 

En definitiva un libro interesante con técnicas y consejos extrapolables a la escritura en si misma, más allá de la faceta de cómico en la que se centra y que ofrece un punto de vista, en cualquier caso, novedoso sobre el difícil arte de hacer reír

Ahora únicamente me falta disfrutar en directo y abril será un buen mes para aprovechar y verle en alguna de sus apariciones sobre los escenarios.

Juan Luis Galán Olmedo







No hay comentarios:

Publicar un comentario