lunes, 20 de mayo de 2013

Apaga la luz

Había llegado ese día tan temido, mañana se apagaría el sol. El fin del mundo tal y como se conocía había llegado.

A la mañana siguiente.

Queridos compañeros,

Ninguno de los presentes recordamos el día en el que se hizo pública por primera vez la noticia. Sí, conocemos a través de los datos que nos ha contado HAL que el grupo de investigadores que determinó el hecho fue vilipendiado y apartado de la vida pública y prácticamente nada se supo de ellos. Nadie creyó, en su generación, que la extinción del sol fuera posible.

Hoy, son considerados héroes, porque sin su visión, a pesar de estar errada en decenas de años,  de los hechos que van a acontecer nadie habría tomado medidas cuando su ‘loca’ teoría se constató como más que posible.

En ese momento el mundo experimentó un súbito cambio de conciencia. El ser humano si quería sobrevivir debía de abandonar el planeta, su hogar. Aún más descabellado, debía adentrarse en el infinito del universo dejando atrás el sistema solar que le cobijaba. Una especie salvaje que solo pensaba en pedazos de tierra divididos artificialmente por ellos mismos tenía que, por primera vez, abandonar el planeta, el único hogar que conocía y al que nunca podría regresar.

Fue una época de oscuridad la que antecedió a las décadas de investigación que precedieron al lanzamiento del primer Superviviente.

Hubo suicidios en masa, los conflictos bélicos se intensificaron, el caos se adueñó durante algunos cientos de años de la especie que dominaba la Tierra. La fase de negación y enfado dio paso a una época de negociación en el que las diferencias entre naciones quedaron empequeñecidas ante la magnitud de los hechos que sabían iban a sucederse. Tras el duelo vino la aceptación definitiva de que la única solución vendría de la unión de los restos de la civilización sin diferencia entre individuos. En aquel momento empezó una auténtica carrera espacial y uno de los tiempos más emblemáticos para la investigación y desarrollo en la historia de la humanidad.

El resultado, las pocas naves en la que nos encontramos y que conforman el último reducto humano en el universo, la esperanza de que nuestra especie no desaparecería como otras muchas antes hicieron y harían. En estos momentos vamos a asistir en primera persona al hecho que modificó desde el presente el pasado de la especie humana permitiéndole albergar la esperanza de un futuro.

–Activen sondas. Cuenta atrás en…10…9…8…7…6…5…4…3…2…1…

Lo único que se les permitió ver a los pasajeros de las Supervivientes tras el discurso de El Supremo a través de las ventanas interactivas fue un destello, como si simplemente se hubiera apagado la luz.

La expedición había sido un éxito y al entrar en Alfa Centauri activó la última fase del protocolo: Exterminación.

Un instante antes El Supremo activó al llegar a cero el artefacto nuclear que había sido enviado al núcleo del Sol tras la salida de la última nave de la Tierra. 


Juan Luis Galán Olmedo

Participando en la iniciativa: El CuentaCuentos


Si te gustó, ayúdame a promocionar Utopía de sueños haciendo click en el botón (Sólo enlace, no descarga).

14 comentarios:

  1. ¡Escalofriante relato!
    Aterra pensar que la ficción pueda reducirse solo a la existencia del tal Supremo, porque en lo que respecta al ser humano es capaz de enviar un artefacto nuclear a la Luna o al Sol o destruir la Tierra hasta exterminarse.
    Por fortuna es también capaz de cosas maravillosas como de tomar conciencia para que ello no suceda....¿verdad?

    Lo que no quiero que se exterminen son tus relatos :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en estos momentos no sé si no sucedería. Este relato no sé que final tendría o que principio ;-)

      Yo espero que no, que ni siquiera haya pausa en la creación. Un abrazo.

      Eliminar
  2. De chiripa he visto tu relato en la caja de twitter ^^ ya funciona la caja de comentarios. Lo que tampoco consigo es abrir el enlace para enviar frases, ¡vaya racha llevo!

    En fin, a lo que iba, como dice Carlos: ¡Escalofriante! Y con la de mentes retorcidas que hay por el mundo... cualquier día de estos salimos volando.

    Bueno, ya está la siguiente frase, a ver qué tal la inspiración esta semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara, para enviar frases basta con clicar en el pos-it de la portada (aparece en la cabecera y creo que también abajo).

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. (He borrado porque al final lo he conseguido) El post-it de abajo me refrescaba la página, pero el de arriba sí me ha llevado a enviar la frase. Gracias!

      Eliminar
    4. Lo de volar, sería literal en este caso. Me temo que no se han salvado muchos del apagado del sol.

      Voy a ver si sale algo. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Creen salvarse y resulta que forman parte de un "plan mayor" para exterminarlos. Me ha gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han sido los afortunados, la pegunta sería cuantos han quedado en la tierra mientras se contaba hacia atrás.

      Me alegro que te gustara. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Mentes brillantes decidiendo cosas catastróficas para todos... Me ha gustado mucho, me he quedado con ganas de más. Saludos. Mundoyaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creen, elegidos para salvar su visión del mundo. Me alegro que te guste y aunque no lo tenía en mente puede que haya más (Se esta expandiendo en mi cabeza y al final tendré que darle escape -Espero que como se merece-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Delato con mucha "chicha" para desarrollar. ¿una novela?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Delatas bien ;-p
      Aunque no sé si para una novela, que es mi molino particular ;-)

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Hola Juan Luis!

    Yo también me quedé con ganas de más. Me gustó el relato porque es una tema que me atrae y sobre el que yo mismo he escrito también.
    Un abrazo ¡y espero que este relato sea el primer capitulo de una novela de éxito!! jeje ;)

    ResponderEliminar