lunes, 3 de junio de 2013

De editoriales y libros (i).

Aunque no es habitual en mí (Últimamente uso mucho esa expresión), estaba leyendo el artículo de Gabri Ródenas en su blog y al ir a comentar he visto que me estaba alargando más de lo que es decente para un comentario. De manera que me voy a explayar aquí usando la entrada de Gabri como excusa. 

Tres asuntos voy a tratar: cada vez se lee menos, libros de papel o digitales y editoriales y ya que estoy lo voy a acabar dividiendo todo en varias entradas. 

En primer lugar. Si estás leyéndome es que lees. Hasta ahí bien (yo además encantado), si encima continuas leyendo es que te gusta leer porque si no de que manera iba a interesarte que hable de editoriales y libros. Ya te habrás dado cuenta, también; tus hábitos de lectura han cambiado en muy poco tiempo. No sé si tendrás un iPad, un teléfono última generación, una pantalla de XX pulgadas; de lo que estoy seguro es de que usaste una conexión a internet  y no estás leyendo estas líneas en un libro (El continente, no el contenido -que tampoco-).

Por el camino deberás haber decidido entre ponerte a leer, previa navegación y distracción: periódicos, youtube, blogs de diversa temática diversa, redes sociales, etc. Si estas en un ordenador lo mismo ibas a realizar un documento pero te merecías un descanso, o en el móvil o tablet pensaste ponerte a jugar y mira donde te encuentras. Claro que también tuviste que decidir si ver esa serie de moda porque con la hora y media que tienes hasta X tarea que es obligatoria no te da tiempo a ver esa película que tantas ganas tienes (No hablemos de ir al cine) o disfrutar de ese videojuego que te acabas de comprar o ese hobby que te hace pasar momentos tan especiales. Rizando el rizo, has descartado incluso la lectura de esa novela que te tiene entre sus manos pero no quieres dejar a medias -ya te costó un par de horas menos de sueño la noche anterior- .

Y sí, para llegar a leer esta línea; seguro que has descartado decenas de momentos de ocio distintos que cubrirían ese poco rato  del que dispones si tienes la 'mala' suerte de disponer del rato y encima eres un culo inquieto. Porque el problema no es que no se lea, es que hay más cosas que hacer (Y solo me refiero al ocio, si meto las obligaciones la lío)  y en este momento de la historia con la mayor oferta y diversidad de lecturas, todas ellas combaten a muerte por un minuto de tu tiempo. Vivimos en una cultura del ocio que cada vez es más fragmentado, el número de opciones es increíble, pero es que además vivimos un instante en el que el número de títulos producidos (películas, música, libros, juegos...) es el más alto de la historia de esta raza ociosa en la que parece que nos hemos convertido viendo la cantidad de ocio existente.

Y sabes lo peor; que es verdad que se leen menos libros, aún peor es que cada vez se leerán menos. ¿Por qué? Porque la lectura parece una obligación más que un placer, porque cada vez hay menos tiempo y más cosas que hacer, porque cada vez tenemos menos dinero y porque cada vez hay más donde escoger (A veces el exceso paraliza) entre otras múltiples variables ¿Alguna solución?

¿Qué no te gusta leer? (Me sorprende que entonces llegaras hasta aquí pero de todo hay en la vida) Pues lo siento, no sabes lo que te pierdes. En realidad es que no has encontrado el libro que te atrape. Tengo la sensación de que todos los lectores lo somos porque hubo un momento en el que un libro nos cambió (Y no suelen ser gracias a los que se obligan a leer en el colegio o instituto). En mi caso fue: La historia interminable. Ahora solo debes de buscar el tuyo. Créeme,  cuando lo encuentres; a partir de ese instante, no lo vas a dejar. Podrás leer más o menos, pero volverás a tener un libro entre tus manos (En qué formato ya lo eliges tú). En cualquier caso si tu elección es no leer, tuya es -Aunque yo si fuera amigo o familiar tuyo seguiría regalándote un  libro por tu cumpleaños (Quizás algún día acierte con el libro y a partir de ahí ya los elijas tú)-. 

Si te gusta leer,  sobran las palabras y habrás entendido más aún el párrafo anterior. Buscarás esa media hora (y lo que se alargue...siempre lo hace) para hacerlo pero si no llega o no apetece tampoco te obsesiones.  Selecciona lo que lees y no pierdas el tiempo si, avanzadas 80 páginas, no te motiva continuar -Quizás no era el momento-. Guárdalo y adelante con otro, hay mucho donde elegir, hoy más que nunca. Y si te apetece hacer otra cosa hazla. Ya volverás, incluso a ese libro que tuviste que dejar. Lo sabes igual que yo. 

Me gusta, pero no tengo dinero. Los libros son muy caros y por eso no leo o por eso los bajo gratis de la mula. Hay dos opciones; que sea verdad que no tienes dinero, en cuyo caso puedo entender que los obtengas de cualquier manera lícita (Las hay, créeme)  o no, de manera gratuita  y puedas seguir disfrutando del placer de la lectura. Comer es más importante que leer.

Y la segunda opción; tienes razón; los libros son caros pero en relación a qué y por qué. No voy a discutir la premisa inicial aunque te invitaría a pasarte por una librería y ver las ediciones de bolsillo. O iría a una librería de segunda mano. Incluso me atrevería a disfrutar de una biblioteca para algo más que para estudiar o rememorar la época de estudiante. Llegado el momento te animaría a coger un e-book y descubrirías que, por ejemplo en Amazon, se pueden encontrar libros a precio 0 sin problemas. Además descubrirás que de repente hay un montón de libros por debajo de los 3 euros; a 2; a 1. ¿No puedes gastarte 3 euros en un libro? Si me dices que no es que perteneces  a la primera opción, pero si perteneces a esta es que en realidad solo buscas excusas. Ahora decide que vas a leer y cuanto puedes gastarte al igual que haces con todas y cada una de las alternativas de ocio, o no, que hay a tu alcance. Si te gusta leer permite que a quien le gusta escribir (Imagínate si vive únicamente de ello) pueda obtener algo a cambio del trabajo que ha volcado en esas páginas. Estoy seguro que a ti te encanta ser recompensado por el esfuerzo de tu trabajo, más allá de una palmadita en la espalda (que también). 
Es que lo mismo no me gusta, me dices ahora. Mierda, no pensé en ello. Bueno se me ocurre una solución (Quizás descabellada). Descarga,  lee y si te ha gustado págalo ¿Muy utópico? Puede ser pero así evitas sorpresas desagradables y sigues apostando por el autor o autora que construyó ese universo tan bueno que te ha hecho olvidar los problemas del día permitiéndote evadirte de ellos. Es una opción real que tienes y solo depende de ti. No es una época en la que la honestidad sea un valor en alza (aunque no vendría mal), pero por algún lado se empieza. En cualquier caso, hagas lo que hagas; habla del libro y si  tienes accesible al autor (Las redes sociales son un filón) cuéntale que te parece -Asumo que eres una persona respetuosa- Ni te imaginas lo que anima escuchar a alguien que ha leído tu obra y habla de ella. Dicen que el boca a boca es muy importante (Me gusta, retuit, FAV o similares también valen)

En definitiva, se lee; cada vez menos seguramente, pero no porque la 'piratería' (Lo pongo entre comillas porque no comparto el uso dado a la palabra) sea el cáncer que afecta a la industria editorial. Sería un porcentaje más que se suma a otros muchos factores, entre otros; precio elevado, continentes nuevos, oferta elevada, múltiples formas de ocio novedosas y muchas otras que seguramente se me escapen. Y no veo solución, sinceramente,  de manera que por mi parte únicamente me queda seguir regalando libros con la esperanza de que una de ellos sea el que atrape a ese, tan necesario,  lector. 


Juan Luis Galán Olmedo

Nota: Este blog no se hace responsable de la opinión vertida en esta entrada. La responsabilidad de la misma es del propio autor. Durante la redacción de este tocho se ha asegurado que ningún animal haya sido agredido ni verbal ni físicamente (Excepto el pollo que sirvió con honores para la cena). 


Entradas relacionadas: 




2 comentarios:

  1. Muchos de los lectores que compran mis libros digitales dicen que ahora leen más que antes. Leer sus cartas es muy gratificante para mí. Hoy en día hay muchas maneras de leer, bibliotecas, libros usados, descargados gratis de Amazon, ¡hay cientos! en la pantalla del PC... Vivimos en una época de oportunidades para la lectura.
    La facilidad de tener una gigantesca librería al alcance de la mano da oportunidad a muchos de leer y a otros de ser leídos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón y espero que la lectura digital lo fomente aún más. Por su facilidad de llegar a más público y por el abaratamiento de la lectura.

      Un saludo.

      Eliminar