martes, 25 de junio de 2013

De editoriales y libros (iii)

Aunque no es habitual en mí (Últimamente uso mucho esa expresión), estaba leyendo el artículo de Gabri Ródenas en su blog y al ir a comentar he visto que me estaba alargando más de lo que es decente para un comentario. De manera que me voy a explayar aquí usando la entrada de Gabri como excusa. 

Tres asuntos voy a tratar: cada vez se lee menos, libros de papel o digitales y editoriales y ya que estoy lo voy a acabar dividiendo todo en varias entradas. 

En tercer y último lugar. De editoriales va a ir la cosa. Solo mencionaré lo que conozco como autor, lo que conozco de pasada por lo que he estado moviéndome estos meses antes de publicar Utopía de sueños.

Por mi experiencia en el proceso de publicación de Utopía de sueños puedo decir sin temor a equivocarme que el valor añadido del que dotan a un libro desde una editorial es muy importante. Sus servicios pueden ser adquiridos o realizados por el propio autor pero la apuesta y diferencia de una editorial precisamente esta ahí, no piden dinero al autor y/o le quitan trabajo no asociado a la escritura propiamente dicho y añaden valor al libro que va a formar parte de su catálogo. Y yo particularmente no hablo de su importancia en relación a la labor de filtro de lo que llega a publicarse (No veo que esa sea su mayor virtud), sino de la labor de edición y publicación que ejerce. Como autor lo más importante de una editorial es el trabajo que realiza con el texto (Corrección, maquetación, diseño de portada...) así como el realizado a la hora de promocionar y posicionar el libro frente al lector. Como lector la posibilidad de disponer de un producto cuidado (No implica que perfecto). Por otro lado si eso lo hace con calidad el propio autor mientras se auto publica sin recurrir a ninguna ayuda, dicho autor tiene todos mis respetos y admiración.

Sinceramente, he vivido la fase de auto publicación y he vivido el apoyo de una editorial, con el mismo libro además, y sin duda debo de valorar lo que es justo. Utopía de sueños no sería el libro que es sino fuera por la decisión de AriadnaBooks de confiar en el y editarlo. El trabajo de corrección, maquetación, ajuste de portada, etc. ha sido muy importante para el libro, pero sobre todo para mí como escritor. En el momento en el que entró la editorial en escena pude liberarme de una cantidad de trabajo ajeno a la escritura que no te puedes imaginar lo que significó teniendo en cuenta que todo esto debo de compaginarlo con otras muchas cosas.

Y aquí entramos en diferencias grandes. No es lo mismo una editorial pequeña, mediana o una grande. Cada uno trabaja en función de sus posibilidades y eso tiene que tenerse en cuenta. Yo estoy contento a pesar de ese pequeño lastre de la difusión y promoción de la obra. Mi mayor deseo era ver un buen libro y eso me lo dieron. No negaré que hubiera sido genial contar con más apoyo a nivel de promoción, pero tal y como se sucedieron los hechos tengo que dar las gracias a AriadnaBooks por su trabajo e ilusión. Y tengo suerte porque en estos meses he visto que existen una serie de 'editoriales' cuyo negocio quizás es más cercano a la estafa que otra cosa. Hay un negocio abierto en el mundo editorial (Basado en las ilusiones de los que intentan publicar un libro) y los depredadores, en el peor sentido del termino, están al acecho.

Una vez dicho esto tengo que decir que yo diferenciaria a las editoriales de los negocios surgidos a partir de la digitalización y el boom de auto publicación que a veces se confunden o ayudan a confundir los términos. Una empresa que ofrece un servicio de no es en si misma una editorial. Algunas funciones son similares pero no iguales aunque sinceramente creo que el modelo de negocio tenderá a ser mixto y empezarán a confundirse entre sí (Si no sucede ya).

Quizás el modelo de negocio de la editorial pura tenderá a fragmentarse en nichos específicos de mercado que convivirán con los grandes sellos editoriales (cada vez más grandes) y una serie de editoriales que en realidad realizaran un servicio mixto en el que parte de sus ingresos será por el cobro de esos servicios que dan gratis a los escritores que  forman parte de sus sellos. Obviamente también habrá negocio para aquellos que simplemente serán empresas de servicios editoriales en forma de paquetes o de manera individual de manera que cada autor pueda decidir en función de sus posibilidades. Y hablo sin diferenciar entre digital y papel.

Lo que esta claro es que la auto edición  la publicación por parte del autor ha llegado para quedarse. Y los negocios alrededor de esta realidad será una constante por eso entiendo que algunas editoriales usen su infraestructura para entrar en esta parte del negocio. Entre estos incluyo a los que ofrecen la impresión bajo demanda entre sus servicios ya sea único o no. El problema que plantea este escenario es que se produce una fragmentación de la calidad del libro como entidad, sin entrar a valorar el contenido, puesto que habrá libros que cumplan un mínimo de calidad en su edición y libros que no. No diferencio en este caso entre libros de una editorial o auto editados (Hayan hecho uso de servicios externos al autor o no) aunque los primeros deberían de cumplir los mínimos por su propia naturaleza. Todo esto plantea un problema al lector, que deberá de hacer uso de las vistas previas que ofrecen las plataformas de distribución del producto para hacerse una idea tanto del contenido como del continente que se le ofrece (Hablando principalmente por el libro digital). En el caso del papel si el libro es adquirido en un establecimiento se podrá comprobar como hasta ahora en directo su calidad y en el caso de solicitarlo por internet habrá que atender a la confianza y calidad del sello editorial o, si no existe editorial, a la confianza y calidad de la plataforma de impresión y/o venta usada. Un problema de fragmentación que tiene difícil solución y que ahora mismo solo veo en manos del lector el trabajo de discriminarlo, lo cual creo que es un mal asunto para todos, pero sobre todo para el libro auto editado.

Como ves creo que la labor de la editorial es muy importante y que ya sea de manera pura, como tradicionalmente se le entiende, o a través de los servicios que estas ofrecen ese valor añadido es digno de mención aunque como comenté en mi anterior entrada hay aspectos como el precio o su actitud hacia el formato digital que pueden mejorar.

Juan Luis Galán Olmedo

Nota: Este blog no se hace responsable de la opinión vertida en esta entrada. La responsabilidad de la misma es del propio autor. Durante la redacción de este tocho se ha asegurado que ningún animal haya sido agredido ni verbal ni físicamente (Aunque el cerdo sacrificado para surtir de jamón al bocata fue una agradable excepción)

Entradas relacionadas: 



2 comentarios:

  1. Juan Luis, creo que en todas las plataformas de libros digitales hay una forma de leer los tres primeros capítulos de un libro. No solo en Amazon. En esa muestra (siempre que no esté llena de dedicatorias, prólogos, agradecimientos, y cosas de esas), se puede uno dar una idea de la calidad literaria del libro.
    Yo he publicado por editoriales y también autopublicado en Amazon, y el proceso de revisión de mis novelas siempre ha sido cuidadoso. Por supuesto, eso depende de cada autor y de cada editorial; hay algunas que pasan por alto una buena revisión. Actualmente mis novelas se venden en varias tiendas digitales, y en todas se pueden leen muestras de las novelas.

    ResponderEliminar
  2. Posiblemente me he explicado mal, me he centrado en Amazon y quizás di a entender que es el único lugar donde se puede hacer y ni mucho menos. Agradezco que me des la oportunidad de aclararlo. De hecho yo publico los relatos en el blog y muchos lectores conocen el libro por los relatos que voy publicando aquí (Una manera más de hacer una vista previa, aunque algo rudimentaria y distinta por otro lado).

    Comparto contigo en que hay que cuidar el libro, ser cuidadosos en su elaboración. Yo he intentado que así fuera (Tanto al elegir publicar con editorial o cuando he decidido publicarlo en papel auto editado, quizás por eso quizás preferí no usar Amazon como base del papel y gastar un poquito más). Cierto es que Utopía de sueños es un proyecto muy personal y quería mimarlo todo lo posible una vez que finalmente se hacía realidad. Creo que ser cuidadoso con la edición es importante independientemente de que uno se auto edite o sea publicado por una editorial. Completamente de acuerdo.

    Gracias por las opiniones Blanca, siempre es un placer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar