martes, 4 de junio de 2013

El CuentaCuentos

Cuando volvamos a encontrarnos, recuérdame que te debo una historia.
Vale, papá. dice con las lágrimas a punto de estallar mientras se abraza con fuerza a él.

Arrancan al niño de sus brazos. El pequeño desesperado grita a su padre suplicándole que no se vaya. Él no se da la vuelta intentando no derrumbarse mientras recuerda aquella  bolsa, que tanto necesitaban, llena de comida que le ha situado en ese instante. Saborea el amargor que le cae por el rostro. Las esposas apresan sus muñecas y comienza  a imaginar esa historia en su cabeza; ya sueña con regresar para volver a tenerle en sus brazos y poder cumplir su promesa.

Juan Luis Galán Olmedo

Participando en la iniciativa: El CuentaCuentos
Si te gustó, ayúdame a promocionar Utopía de sueños haciendo click en el botón (Sólo enlace, no descarga).

8 comentarios:

  1. y no necesitas mucho más para expresar algo así. Soy de historias "amargas" y esta me gusta.

    Hacía mucho que no me paso. Perdona .

    un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada que perdonar, ya te dije :-)

      Me alegro que exprese claramente lo que pretendía. No hay final feliz en esta historia me temo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Si pidieran describir la realidad social de esta década en pocas líneas, tu micro lo hace a la perfección.

    Esta historia es la que se ve a diario, lejos de los titulares y de aquellas que seleccionan una vez para no volver a ser noticia. Esta historia, nos recuerda que aún no ha llegado su final.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es el final, pero sí el 'inicio' por el calvario para los protagonistas. Desgraciadamente se acerca más a la realidad de lo que me gustaría.

      No sé como acabaría la historia, aunque me gusta que se cumplan las promesas ;-)

      Un abrazo Carlos

      Eliminar
  3. Fuerte... Muy fuerte. Un relato ingenioso, sin importar su extensión (yo los prefiero así, cortos pero intensos como el tuyo). Me llegó en verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te imaginas lo que agradezco el comentario. Al fin y al cabo se trata de eso, de llegar. Me alegro que lo disfrutaras.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. En tan poquito te da para que nos hagamos a la idea, perfectamente, del trasfondo de tu historia. ¿Para qué más? Sólo espero que pronto vuelvan a encontrarse y cumplir con esa promesa de historias pendientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso le comentaba a Carlos, espero que pueda cumplir esa promesa. Me alegra que te gustara.

      Un abrazo.

      Eliminar