miércoles, 26 de junio de 2013

Flora marchita

Definitivamente tengo un problema con las plantas, incluso las artificiales se marchitan. Deben de tenerme manía porque no hay manera; da igual el agua con que las riegue, da igual la luz que puedan recibir. Todas, sin excepción, acaban muertas.

Y el problema es que, claro, no es una buena presentación frente a mis conquistas; aunque no debería de contarte esto, bueno da igual porque tenemos mucha confianza, el ver plantas en diferentes fases de vida (Nunca están muertas hasta que acaban en el contenedor de la basura). Además de que me gusta tener plantas en casa. Últimamente he decidido comprar flores, ya vienen cortadas y al fin y al cabo es cuestión de tiempo que se acaben muriendo. De esa manera he evitado que mis chicas me miren mal cuando entran en el piso aunque siempre hay alguna que dice que le dan lástima porque van a morir sí o sí; claro que nunca me dicen eso cuando se las regalo  a ellas. De hecho les gusta  lo cual no logro entender, pero tampoco las entiendo a ellas así que acabo resignado. A ti sí, eres la única que me entiende.

Esto tiene otro lado negativo claro, nadie de mi familia ni amigos me deja las plantas para cuidarlas cuando ellos se van de vacaciones. Y eso que yo me presto, saben que me encanta la flora en casa, pero no hay manera.  Siempre les digo: no te preocupes, eso solo le sucede a las mías. Y aun así no hay manera. Es verdad que alguna vez me la han dejado y el resultado ha sido el mismo, pero nada asegura que algo suceda de la misma manera otra vez, les repito, y da igual porque siempre se niegan. Ahora que lo pienso, hace tiempo que nadie me lo pide. En fin, para una persona que quiere y acaban despreciando mi ayuda.



En ese momento extrae el corazón todavía latiendo del pecho de la chica que ya tras su último aliento había dejado una expresión de terror tras haber podido observar su destino segundos antes al encenderse la luz de toda la sala, un final idéntico a la de decenas de botes de formol cuyos corazones atravesados por una flecha se conservan en su interior. Él procede a terminar su ritual añadiendo una conquista más a su orgullosa vitrina y tras unos minutos recordándolas comienza a coser la herida abierta en su pecho, no sin antes introducir  una de aquellas flores marchitas, de manera delicada, mientras piensa  <<Sé lo mucho que te gustan las flores>> <<Luego no dirás que no tengo detalles;  te quiero>>.

Juan Luis Galán Olmedo

Participando en la iniciativa: El CuentaCuentos
Si te gustó, ayúdame a promocionar Utopía de sueños haciendo click en el botón (Sólo enlace, no descarga).

4 comentarios:

  1. Recoges la frase y con delicadeza la extiendes sobre la mesa de operaciones. Entonces, con precisión de escritor comienzas tu labor.
    Primero sedas su dificultad con un lenguaje cálido, cercano y vecinal que transmite cierta simpatía y apego hacia aquel ser; luego comienzas a introducir sutilmente elementos que rápidamente realizan su función de intrigar al lector que observa la trama y ve que sobre la mesa ya no está sola la frase sino le acompañan él, las plantas, los vecinos, las chicas...
    Y cuando todo parece indicar que lo injustamente que lo trata el vecindario pondrá fin a un drama costumbrista, nos sorprendes con ese corte profundo maravillosamente terrorífico cuya frialdad y ternura tan macabra nos gana definitivamente :-)

    Gran relato!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Carlos por tus palabras. Se intenta que el trabajo tras el relato se disfrute y entienda; veo que en esta ocasión lo he conseguido :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me he quedado helada, en serio!?!?!?!?! le está quitando el corazon mientras le cuenta que se le marchitan las plantas?? no volveré a mirar a alguien que lleve plantas o flores de la misma manera, que mega relato te has marcado esta semana!

    bessos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-) Muchas gracias por tu comentario porque esa sensación que cuentas era la que quería transmitir. Por comentarios como este merece la pena el haber escrito estas líneas.

      Besos.

      Eliminar