martes, 5 de abril de 2016

Nada de Jane Teller

Han pasado unas semanas desde que leí este libro y hoy me ánimo a escribir sobre él con la perspectiva que da el tiempo y el recuerdo  que me ha traído la lectura sobre una performance   –Rhythm 0- realizada por Marina Abramovic allá por 1974.

Lo primero que tengo que decir sobre Nada es que no admite la indiferencia del lector mientras es leído. En algún momento dan ganas de no acabar la lectura; no porque esté mal escrito (Tampoco lo contrario), si no por cómo  consigue revolverte en el asiento mientras lo lees. Es una novela que vas a odiar, amar o toda la gama de grises sentimientos intermedios que se te puedan ocurrir, pero creo que va a ser difícil que no te revuelva por dentro.

Si estás dispuesto a ello, adelante; su corta extensión hace que se lea rápido. La evolución de la historia en base a los personajes que la protagonizan; adolescentes en un aula de un pequeño pueblo en el norte de Europa te va a atrapar en cuanto seas capaz de superar los primeros capítulos.

Todavía no sé si la odio o la amo, pero sí tengo claro que es una novela que tendré que volver a leer y sentir en el futuro para comprobar si el poso que me ha dejado sigue igual de amargo. Esto no lo puedo decir de muchas novelas, por muy bien escritas que estén y eso, a mi parecer,  es algo que la va a convertir en parte de mi biblioteca. 

Si te animas, ya me contarás en qué estado te deja tras terminar su lectura.

J.L. Galán

No hay comentarios:

Publicar un comentario