martes, 4 de octubre de 2016

Reflejo

Un rostro, sólo uno se refleja en el espejo.

Los ojos verdes no miran, acompañan el movimiento de la cabeza ¿Son fríos? No  ¿Vacíos? Quizás. No, no es eso. Simplemente, ya no hay nada en ellos. La tez cubierta de salpicaduras ha hecho frente a otra mirada en otros momentos de su vida. Ahora no; ni asco, ni repugnancia. Sólo en sus labios se adivina  algo cercano a una sonrisa y se desvanece frente al resto del espejo. 

Ella se ve en el  como de costumbre.  Contempla unos ojos llenos de vida, de ilusión y de esperanza. Una sonrisa enmarca su mirada, una que se siente capaz de alcanzarlo todo. Se acicala con tranquilidad frente al lavabo hasta que termina por  mirar al suelo y desaparece para siempre.

Muerto; también de miedo, mira a su asesina desde el suelo. La duda de la sorpresa se adivina en su cara, el horror de la confirmación en su pecho.  El último suspiro se refleja todavía en sus ojos: En el izquierdo el rostro de quien se libera de su monstruo. En el derecho el de quien sufrió su abuso, el de un  padre orgulloso de su hija.

J.L. Galán

No hay comentarios:

Publicar un comentario