jueves, 2 de julio de 2020

La leyenda del ladrón

'Nuestra fiesta ha terminado… Somos de la misma materia que los sueños, y nuestra breve vida culmina en un dormir.'


La tempestad, Shakespeare

No hay nada cómo empezar por el final, pero volvamos al principio.

La leyenda del ladrón de @JuanGomezJurado esta ambientada en la Sevilla del siglo XVI, narra las peripecias de un joven Sancho, el cual sobrevive en terribles condiciones. Pese a las adversidades acabará convirtiéndose en leyenda…

Vuelvo a empezar :-)

Cuando leí los dos primeros capítulos, a los que finalmente no pude resistirme, una semana antes de que saliera a la venta, ya pensé que estaba ante una gran novela.

Mi sensación en ese momento es que estaba ante una de las grandes aventuras de los últimos años, literariamente hablando. De que asistía a la publicación de uno de esos libros que hacen afición a la lectura. Pensé en mi pequeño aprendiendo a disfrutar, cómo su padre, de la lectura a través de libros cómo este.

Terminarla sólo ha podido ratificarme en esa primera sensación.

Es una de las mejores novelas de aventuras de los últimos años, además de contener todos los ingredientes que pueden llegar a convertirla en un clásico; eso sólo lo decidiremos entre todos, los lectores y el tiempo.
Además; aunque mi criterio en esta ocasión es menor, creo que estamos ante una gran novela histórica.

De hecho, tan importante es la época y la localización; que Sevilla y el siglo XVI se convierte en protagonista absoluta de la narración, ya que, a través de la época se forja el carácter del protagonista de la leyenda. Sancho, efectivamente, será el personaje principal de la aventura cinematográfica en la que te vas a embarcar en cuanto cometas la bendita temeridad de empezar a leerla (Puedes empezar a hacerlo aquí), pero Sevilla y ese siglo XVI son responsables de forjar la leyenda de la que vas a ser testigo.

De repente serás transportado en una vibrante narración, donde ninguna palabra sobra, ni falta; al siglo XVI, comenzarás a adentrarte en aquel duro tiempo y por primera vez en más de seiscientas páginas, conocerás a un pequeño protagonista; además de a su quijotesco salvador. A partir de ahí, todo se precipitará y Sancho comenzará un camino imposible en el que su carácter se ira forjando al hilo de los acontecimientos, los cuales le harán tomar decisiones, como a cualquier mortal, a lo largo del tiempo que dura la novela.

Y esta es una de las cosas que más me gustan de este libro, la capacidad de hacerte participe como lector de la vida de los personajes que van apareciendo en ella, principales y secundarios; incluso los malos son personas cuyas decisiones les han hecho tomar ese papel en la vida. Siempre hay un motivo para que cada uno sea quien es, aunque uno no este de acuerdo con ellos.

¿He dicho una lectura cinematográfica? Lo es. No puedes dejar de imaginar la secuencia de escenas mientras disfrutas de la lectura, de la imagen que se forma en tu cabeza. Sería una de aventuras, con ambientación histórica, donde hacen presencia amor,  odio, amistad, valor, superación, lucha, venganza, ambición, … y otros muchos ingredientes para que, cómo mencioné, pueda ser un gran clásico.

Cómo en toda buena aventura, hay un héroe; también hay un villano, Vargas, o varios; unas circunstancias desencadenantes y, siempre, unos secundarios de lujo; Clara, Josué, Bartolo, etc. En la leyenda del ladrón se encuentran todos ellos.

Conocer las vidas de esos secundarios según se encuentran con nuestro protagonista,  ha sido un placer. La aventura que vas a disfrutar tiene un hilo conductor, pero tiene muchas historias y personajes que avanzan junto a Sancho. Y cada una de ellas sería merecedora de un capítulo aparte. Yo voy a destacar a tres, y estos son Clara y dos personajes reales,históricos, que deambulan por la novela y que serán más importantes de lo que uno puede llegar a imaginar (Tengo la impresión de que, incluso, para que la propia leyenda tomara forma). A esos dos últimos dejo que los descubras por ti mismo, para conocer a uno de ellos no necesitaras muchas páginas, entonces ya habrás sucumbido y no podrás dejar de leer. 

De Clara sólo puedo decirte que esta a la altura del ladrón, un personaje que evoluciona a pesar de la época y circunstancias que la rodean hasta convertirse en la gran protagonista femenina de la novela. 

Otra gran cualidad de la leyenda del ladrón es que te descubre un decorado familiar y actual, donde en ocasiones reconoces y lamentas que aquella Sevilla del siglo XVI sea tan similar a esta España del siglo XXI en algunos aspectos y precisamente, quizás, sea eso lo que permita que al final, la leyenda, se perpetúe en el tiempo. 

Cómo te dije al principio, no me ha defraudado, las expectativas eran muy altas tras degustar esos dos primeros capítulos y puedo asegurar que durante su lectura me ha transportado a un mundo de sueños donde he vivido las peripecias de los protagonistas de estas páginas. He sufrido, he reído, he llorado, he soñado, … Lo he dicho en algún otro momento en este blog, sólo le pido a un libro que me emocione y la leyenda del ladrón lo ha hecho desde el principio hasta el final. He soñado con la Sevilla del siglo XVI de la mano de las andanzas de Sancho y sus compañeros de viaje. 

Sólo puedo desear que le vaya muy bien a esta novela, conozco lo que ha costado darle forma, sé la ilusión que ha puesto su autor en La leyenda del ladrón y eso se nota en cada letra y detalle del libro. Además de venir con contenido adicional gracias a la realidad aumentada.

Tras terminarla, tengo la esperanza de que, como buena leyenda, no se forje en un sólo tomo y seguir teniendo aventuras que ofrecerle a mi hijo, que le hagan soñar con el ladrón durante años. Posiblemente con libros como este se aficionará a la lectura cómo lo hizo su padre con otros tantos en su momento y, deseo, disfrutará de clásicos universales como Cervantes o Shakespeare (entre otros), con otra mirada; desde la complicidad del amor por las letras. 




J.L.Galán



domingo, 28 de junio de 2020

Mientras escribo

Hace un tiempo pedí una recomendación a Juan Gómez-Jurado sobre un libro que mostrara alguna idea sobre el oficio de escribir. Su respuesta, este título de Stephen King. 

Comencé su lectura con precaución, no lo conocía y la imagen predeterminada del autor con el contenido no me cuadraba. Un gran error por mi parte, quizás inducido por pensar que sería un manual, una guía. 

'Mientras escribo' es una muestra de si mismo. De hecho en algún momento es más una biografía que un manual. Es una historia en toda regla, tal y como le gusta al autor que sea un buen libro. No una cualquiera, la suya, de primera mano y sin adornos innecesarios. 

Comienza describiendo pasajes de su juventud que permiten al lector situarse en el cómo y el motivo para llegar a ser quien es; pero más importante aún, muestra el germen de algunos de sus libros. Sorprendente e hilarante. En algún pasaje de hecho, presenta con toda naturalidad el origen, la semilla que permitió formar alguna de las historias que forman su bibliografía. 

La segunda parte entra más en detalle y comienza a mostrar las herramientas; de hecho así lo muestra, la caja de herramientas que desde su punto de vista, y no es cualquier punto de vista, un escritor necesita para enfrentarse a la historia. 

Ya en la tercera y última parte vuelve a mostrarse él, en primera persona, contando el accidente que sufrió y usándolo para mostrar lo que es, al final, escribir para él. 

Tras su lectura debo de decir que es un libro que impresiona por su sinceridad. Honesto, directo y sin rodeos ni tapujos. Las palabras de alguien que trabaja con ellas y ama su profesión, su oficio. He sacado varias conclusiones. La primera; fue una gran recomendación. La segunda; he descubierto a un gran autor (Independientemente de que ya hubiera leído algunos de sus libros). La tercera; que ya intuía, aún siendo novato, que tras el acto de escribir hay una necesidad pero también un gran esfuerzo y trabajo. 

Y al final, que para hacerlo cada día mejor es necesario leer, pero ante todo; escribir.



J.L. Galán




viernes, 26 de junio de 2020

El búnker de Noé

'<<Niels Oppenheimer is in>>'.

Comienza a leer y si llegas a esta breve frase, de El Búnker de Noé, quedarás atrapado sin remedio.

Y así, sin quererlo, Gabri Ródenas, su autor, ( En Twitter le puedes seguir en la cuenta @Gabrirodenas -Yo diría que es imprescindible, va a por su segunda novela, y además, leer un libro y poder comentar o tratar con el autor no tiene precio. -) te introduce en una lectura que va sorbiéndote hasta que te revienta como si de una explosión se tratara.

Una novela que vas a disfrutar desde el capitulo 2. ¿Por qué digo esto? Si la has leído lo vas a entender según avances en esta reseña y si no, tendrás que leer el libro. 

Una cosa que  me apabulló al principio fue la cantidad de referencias actuales sobre cine, música, literatura, filosofía..., que se suceden a ritmo vertiginoso narradas por uno de los protagonistas que aparecerán en la novela. Quizás por la falta de costumbre por mi parte. Acostúmbrate y estás perdido. Encima vas a descubrirte leyendo, el próximo libro que caiga en tus manos tras este,  intentando descubrir referencias de igual manera. ¡Las hechas de menos! 

Avanzas en sus páginas y comienzas a verte envuelto en una conspiración que bien podría suceder antes de que llegue esta Navidad. Deseas conocer más y en ese camino comienzas a descubrir a los tres personajes de la historia que narraran su particular participación en esta intrigante trama. Personajes bien definidos, con personalidades muy marcadas y que permiten ser disfrutadas en conjunto debido al marcado contraste entre ellos.

No están solos en sus particulares aventuras, serán bien acompañados por secundarios de lujo. Una vez que la leas, ya me contarás cual de ellos es tu favorito. Yo me quedo, sin duda, con Dagna. 

En cuanto a los narradores del libro, tengo que nombrar a Poiccard, quizás sea el principal personaje de la historia, aunque no termina siendo mi favorito. (Mis personajes favoritos están casados. –Sí, te toca averiguar de quién hablo-)
De los otros te voy a contar poco, aunque su participación es vital en el devenir de los acontecimientos. De Poiccard, solo puedo decir que le cogí más cariño casi cuando ya estaba terminando el libro. Porque como acertadamente mencionan en alguna frase del mismo, me parecía un gilipollas.

- Nota: ‘Temo’ por mi TL (Club de fans de Poiccard, piedad) ;-) -

Narración perfecta, con frases que quedan marcadas a fuego en tu retina. El Búnker de Noé es una novela completa, que atrapa al lector en su intención de llegar a descubrir el final que esconde. Te mantiene en tensión hasta la última página. Puede que adivines como va a acabar y aún así no te lo podrás imaginar. 





J.L. Galán



miércoles, 24 de junio de 2020

Hagakure

El honor del samurai de Yamamoto Tsunetomo es un libro que me va a costar definir.
Reconozco que es una de las lecturas más difíciles a la que me he enfrentado últimamente.

Según he leído he tenido la sensación de encontrarme ante una recopilación de consejos, apreciaciones sobre la vida desde un punto de vista bastante lejano a mi cultura, siempre encaminados y referidos a la figura del samurai (Un guerrero que posiblemente es un desconocido para muchos, yo incluido). En algún momento dan ganas de cerrar el libro porque algunas apreciaciones son difíciles de digerir desde mi punto de vista occidental y en pleno siglo XXI. Por otro lado, ese fue uno de los motivos por los que me animé con el libro tras ver una recomendación sobre él de @gabrirodenas.

Lo mismo que casi me hace cerrar el libro es lo que me forzó a seguir leyendo. No es una lectura fácil,  de hecho creo que es una lectura que hay que realizar varias veces para obtener más de ella que la primera vez que le das una oportunidad.

A pesar de todo esto a lo largo de las páginas hay algunas reflexiones bastante interesantes sobre un estilo de vida y de enfrentarse a esta que es bastante lejana a la actual y aún así deberían ser anotadas y puestas en práctica. No voy a mostrar cuales son a mi parecer dejándote a ti como lector, que tras tomar la decisión de leerlo, lo valores tu mismo. 

Un libro denso, que no extenso y que te puede alejar de las lecturas más habituales y a las que quizás estés más que habituado. En ocasiones hay que salir de la zona de confort; también, como lector. Y por esto te animo a aventurarte en su lectura. 



J.L. Galán

martes, 23 de junio de 2020

The Last of Us 2

Naughty Dog ha vuelto a hacerlo. The Last of Us 2 es uno de los juegos que se quedan marcados en la retina de los afortunados jugadores que disfrutan de su propuesta. Y lo hizo la primera parte y ahora rizan el más difícil todavía. Logran unirse en uno sólo, llevar esta segunda parte a la altura del primero y conseguir que ambos sean en realidad un único juego. 


De hecho si no has jugado a The Last of Us considérate afortunado. Compra ambos y juégalos uno detrás de otro disfrutando de una de las mejores historias interactivas que se han escrito nunca. Si ya jugaste al primero, no te preocupes. Merece la pena retomar el viaje. 

Tengo que admitir que cómo jugador seguirá siendo The Last of Us el que más haya disfrutado y de los dos con el que más he conectado, pero si lo pienso creo que precisamente sobre eso tratan estos dos juegos. Tratan sobre nosotros cómo jugadores. Creo que The Last of Us, en su conjunto, es uno de esos juegos que habla de ti y de mi, de nosotros, cómo ejecutores de la historia de unos personajes que hacen que vivamos su historia a través de ellos. Ambos te dejaran madurando sobre lo vivido en el momento en el que los créditos comiencen a fluir y eso no lo pueden decir muchos juegos a día de hoy. 


Técnicamente es un prodigio,  nada que objetar al titulo, mucho que alabar; sin duda es uno de los mejores juegos de PS4 y un producto mimado con cariño en los detalles y son estos los que acaban convirtiéndolo también en algo especial. 

El primero de esos detalles está al comienzo, en su ventana de selección: Parca en detalles, con poco sentido al principio (Al menos para mi) y con una carga de profundidad inaudita cuando llegas al final de la aventura. Es curioso cómo algo tan, ¿Secundario?, pueda formar parte de la propia historia cuando terminas el viaje. Y así es desde el principio. Te va envolviendo, va jugando contigo al mismo tiempo que  juegas con el y acaba sorprendiéndote tal y cómo ya lo hizo el primero. 

Ellie y Joel cómo viejos conocidos vuelven a formar parte del carrusel de emociones que te invade según avanzas, pero tal y cómo decía esta historia es plural y no sólo le pertenece a nuestros viejos protagonistas por lo que seremos capaces de sentir y conocer más puntos de vista a lo largo de la aventura ¡Hola Abby!

Es violento, duro, complejo sentimentalmente (Quizás también por el hecho de que Ellie sea lesbiana, no lo sé, aunque a mi no me lo parece entiendo que es parte de la propuesta y visto el revuelo montado alrededor con acierto.) porque el viaje al que te invita cómo jugador no es sencillo. Eso sí, no hay opción, la historia es la que es y no hay alternativa si quieres llegar al final. Podrás acabar de múltiples formas, o no, con los enemigos que se te presentan a lo largo del camino, pero te obliga a transitar hasta el final sin capacidad de alterar el final que te propone. 

Y aquí, a este nivel, pongo mi único pero. Me hubiera gustado, sobre todo en el capítulo de la granja o en el de la playa poder decidir, ser capaz cómo jugador de tomar una decisión distinta, pero The Last of Us 2 no te lo permite, te obliga a llegar y experimentar con todas sus consecuencias toda la propuesta y forzarte a pensar hacia donde te ha llevado sentimentalmente toda ella al final de la misma. En ese punto si te definirá,  te hará sentir, discrepar, maldecir, asumir... según tú mismo en una mirada al espejo sin precedentes en este mundo de los videojuegos. 

Por eso aunque me hubiera gustado también he de decir que es muy posible que elegir me hubiera hecho sentir alivio, la historia hubiera sido redonda adaptándose a mi, pero también es muy probable que tampoco hubiera dejado el regusto amargo de lo vivido a través de la mirada de Ellie. Y esto también hay que ponerlo en valor, la verdad. 





Lo evidente es que nuestros protagonistas se dejan la piel en el camino a través del mando que tu cómo jugador controlas y que a través de su mirada te muestran, tal y cómo pasa en la vida las consecuencias de cada una de las decisiones. Toda ellas acaban teniendo inesperadas consecuencias, o no, pero en cualquier caso te toca afrontarlas. 

¿Tomarías las mismas decisiones? ¿Afrontarías las consecuencias de la misma manera? ¿Soportarías las heridas, a todos esos niveles, llegado el momento? Las heridas, las marcas, no sólo son aquellas que quedan a la vista y en The Last of Us 2  se lleva hasta las últimas consecuencias ¿A qué estarías dispuesto? 


J.L. Galán