miércoles, 25 de febrero de 2015

Realidad aumentada

Esta es una novela atípica; por su forma de nacer y sobre todo por la manera en la que se ha ido dando a conocer entre los lectores. Yo particularmente la conocí en sus primeros pasos hace ya algunos años; ya me llamó la atención por su manera de ser distribuida, pero sería un grave error pensar que esa atención se ha mantenido en el tiempo sobre ella y sobre su autor por ese hecho.

Acabo de releerla en papel y es  en base a esa lectura que escribo estas líneas y desde luego ya en sus páginas se intuye a un escritor, @BrunoNievas, en mayúsculas y es por eso por lo que ver la evolución del autor en base a las novelas que ya lleva publicadas  es un lujazo. 

La historia en si misma es intrigante de principio a fin (Tengo que admitir que me costó tres capítulos entrar en ella; el problema* surgió a partir de esos 3 capítulos.) y el final es un poco cabrón para lo que hubiera deseado según había avanzado en su lectura. 

La historia se centra en Alex (Permitirme que le tutee después de quitarme alguna hora de sueño*), un experto en neurología y su relación y  aplicación en el campo de la informática, que estando bien valorado en su especialidad es contratado para un proyecto que va a cambiar el mundo que conoce para siempre. Narrada en tercera persona, la trama avanza según Alex va enfrentándose a algunos de los retos que su nuevo proyecto le emplaza, pero sobre todo el reto de compartir horas con Lia, la mujer por la que palpita su vida en el día a día. 

Así a grosso modo podría no resultar alentadora o creer que caerá en clichés clásicos ya leídos en otras novelas, pero si a esto añadimos tecnología secreta, espionaje industrial, asesinatos, aventura, sueños, extraterrestres, envidias, amistades peligrosas, miedos, fobias, el futuro de la humanidad en manos del protagonista, el funcionamiento de la mente (Se nota en muchos pasajes que sabe de lo que habla cuando se refiere al cuerpo humano) etc. entenderás que efectivamente hay elementos ya vistos antes, pero si una novela se tuviera que descartar por esto, no leeríamos (Y eso nunca.); sin embargo te puedo asegurar que nunca antes habrás podido disfrutar de una historia que te hará vibrar desde el principio deseando descubrir al tiempo que el protagonista lo vive hacía donde le lleva las páginas que lees en ese momento, te va a llevar a descubrir  por el camino que la realidad que te presenta podría ser mucho más de lo que a simple vista ves; que, aumentada o no, a veces lo que parece no es. 


JL Galán 

No hay comentarios:

Publicar un comentario